Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

martes, 21 de octubre de 2014

CARLOS PÉREZ NAVAL: JUGANDO CON UNA RÉFLEX

En estos momentos Carlos Pérez Naval, un calamochino de nueve años de edad, estará recogiendo en Londres el Primer Premio del “Wildlife Photographer of the Year 2014” en la categoría para menores de 10 años. Es decir, será nombrado el Joven Fotógrafo de la Vida Salvaje del Año 2014.

Este prestigioso certamen, organizado por el Museo de Historia Natural de Londres y por la revista Wildlife Magazine de la BBC, celebra este año su 50 aniversario y prepara para ello un completo programa de exposiciones y otras actividades alrededor de la fotografía de la Naturaleza.

Se trata de una imagen correspondiente a un alacrán tomada durante un atardecer en la paramera de Blancas.

Ya se puede apreciar que es una foto muy bonita. En un primer plano el arácnido activo y amenazante y con su cola desplegada sobre una losa de caliza tapizada por los habituales líquenes de esta loma rocosa. El fondo, desenfocado, recoge el disco solar, en su caída, sobre el horizonte.

El fallo del jurado destaca la belleza de la luz natural del atardecer que el joven fotógrafo captó, la composición de la imagen y el uso de una doble exposición. De hecho, era la primera vez que Carlos experimentaba con esta técnica en la que se superponen dos imágenes. Primero hizo una toma del fondo, usando una velocidad de disparo alta y un flash de baja intensidad para no quemar la foto con el sol, que aparece a la izquierda del cuadro. Para retratar al escorpión, que retozaba en un terreno rocoso, tuvo que cambiar de lente, pasando del zoom a un angular, momento en que el arácnido se percató de la presencia humana y elevó la cola que culmina en el aguijón y la glándula con veneno.

Mañana lo confirmaremos, pero es muy probable que esta fotografía reciba el premio para el conjunto de las tres categorías de menos de 18 años de edad. Ha sido la primera para la de menos de 10 años y, en ese caso, también lo sería para las de 11-14 y de 15-17. Con sus ocho años en el momento de tomar la imagen en Blancas, nuestro vecino es el autor más joven de todas las convocatorias del Wildlife Photographer of the Year, en sus cincuenta convocatorias.  Nada menos.

Los padres de Carlos, Eva y Rodrigo, son unos infatigables viajeros que han recorrido los cinco continentes para disfrutar fotografiando la vida silvestre y los espacios naturales que albergan. Carlitos, desde su primer año de edad ha recorrido Noruega, Sudáfrica, China, Francia, Sri Lanka, Brasil, Finlandia, Estados Unidos y la India. Si no se me olvida algún viaje más. Y desde muy pequeñín ha ido aprendiendo con su papá a observar los animales, a saberlos encontrar, a distinguirlos entre sí, a disfrutar los colores de la vida silvestre y a capturar las imágenes.

En esta imagen ya vemos a Carlitos con sus cuatro añicos tomando fotos con una cámara compacta en China. Un encanto.

  CHINA07_188

Desde pequeñín se ha movido entre prismáticos, cuadernos y guías de campo, entre revistas de fotografía de naturaleza y ha dispuesto de un equipo fotográfico entre los regalos de cumpleaños y Reyes, que ha sabido aprender a utilizar como otros niños hacen con la play-station.

Pero, sobre todo, la experiencia y el tiempo dedicado por su papá para enseñarle han conseguido que Carlitos haga suya la pasión por la fotografía de la Naturaleza de Rodrigo como ya hemos comentado en esta bitácora y que ha sido plasmada en su galería fotográfica, libros y las numerosas exposiciones en las que ha participado.

Carlos vive prácticamente en el campo. Y las cámaras fotográficas, primero la compacta y luego la réflex (con teleobjetivos cada vez mayores) forman parte de sus juguetes. Y fotografiar es, junto con jugar al fútbol, su afición preferida.

Y lo ves tomado fotos de las plantas de su jardín  …

_RP23220

de los insectos que en ellas viven …

o de los cardelinos que allí acuden a comer …

  Imagen

Y en sus muchos paseos por los campos y montes del Jiloca, a los que se acerca con Eva y Rodrigo en su furgoneta, su otra casa. Y dispara fotos, muchas fotos. Miles de ellas que luego organiza y, últimamente, prepara con los programas de tratamiento de imagen que ya ha aprendido a manejar.

Son escenas de la vida silvestre como esta en las lomas de Villalba de los Morales …

en Gallocanta …

Grullas

o en el valle del Pancrudo … 

 

Imágenes de huidizos vertebrados tomadas con teleobjetivo.

Pero también de invertebrados …

y de plantas …

capturados con su macro.

Perspectiva ampliada con los viajes por Europa …

Asia …

carlosTigre

y América del Norte …

Con la ayuda de su mamá comenzó a presentar sus fotografías en un blog titulado “Retazos de Naturaleza vistos por un joven fotógrafo” cuya visita os recomendamos, en el que a modo de cuaderno de viajes, recoge sus vivencias infantiles y fotográficas por su mundo, desde el inmediato (”Jardín”, “Teruel” y “Aragón”) hasta el global (“Asia”, “Europa” y “América”).

También ha contado con las orientaciones de otro gran fotógrafo, su amigo/”tío” Uge Fuertes con quien frecuentemente comparte experiencias.

De los consejos de Rodrigo y Uge, de la observación de fotos ajenas, de sus muchos ensayos y de su emergente genio han comenzado a hacerse abundantes las fotos de gran calidad. Imágenes que van más allá de la realidad y que trasmiten una intención de crear belleza. Imágenes personales y técnicas. Fotografías artísticas en las que el movimiento, la composición los desenfoques, los contrastes y otras técnicas son cada vez más utilizadas.

Y que vertiginosamente están siendo reconocidas en diversos certámenes fotográficos.

Comenzó como finalista en el Wildlife Phtographer of the Year 2012 con esta puesta de sol en Brasil …

"Puesta de sol en Brasil": finalista en la edición 2012 del Wildlife Photograper of the Year

Certamen en el que volvió a ser finalista en 2013 con dos fotos, ambas tomadas en la India. Una de ellas corresponde a “Macho de tigre T24”  …

"Macho de tigre T24": finalista en la edición 2013 del Wildlife Photograper of the Year

En 2013 recibió el 2º premio de la categoría Joven (menor de 14 años) del certamen Montphoto (Lloret de Mar, Gerona) con su “Tejido de escarcha” …

"Tejido de escarcha": finalista en la edición 2013 del Montphoto

En el mismo año el prestigioso concurso “Oasis Photo Contest” que organiza el Museo de Historia Natural de Génova le concedió el 2º premio de la categoría “Baby” por una culebra de collar emergiendo del agua en la charca del jardín …

culebra

También tuvo el primer premio en el Certamen Fotográfico para Escolares que organizó la Fundación Laguna del Cañizar, en Villarquemado por un bando de grullas sobrevolando un carrizal en un día venteado …

"Grullas sobre el canal": primer premio en la categoría de primaria del concurso de fotografía "Laguna del Cañizar", de Villarquemado (Teruel).

Un carricero común posado sobre una espadaña tomado en tierras castellanas …

_RP23408

…le dio el primer premio del “Festival de l’Oiseau et de la Nature” celebrado en abril de 2004 en la bahía del Somme, al norte de Francia, a donde acudió -tan guapo- a recibir su galardón ...

CIMG8425

Continuando la serie de reconocimientos en Montphoto 2014 con el primer premio joven (<14 años) de nuevo con estos altivos chopos híbridos tomados en Navarrete del Río …

Hoy, nuestro jovencísimo fotógrafo será curiosamente el objetivo de las cámaras mientras está recibiendo el premio fotográfico sobre la vida silvestre de mayor prestigio mundial.

_PGR1070

¡Enhorabuena, Carlos!

sábado, 18 de octubre de 2014

TARDE DE OCTUBRE POR LA CUENCA DE GALLOCANTA

Ayer estuve dando una vuelta por Gallocanta. Un tiempo caluroso para lo que viene siendo una tarde a estas alturas de octubre por estas tierras. 25 grados que fueron bajando en cuanto se iba escondiendo el sol.

DCIM\100MEDIA

La laguna de Carabejas acusa la falta de precipitaciones

El cielo prácticamente despejado, únicamente algunas nubes altas lo enmarañaban un poco, aunque eran de esas altas que tanto nos gustan a los amantes de este lugar, especialmente al atardecer, pues sabemos que tornan a naranjas y rojas espectaculares y eso le da mucha marcha a las fotos de los atardeceres gallocantinos. Esta no iba a ser la tarde, cuando me dispongo a hacer las primeras fotos con la cámara… ups, no hay batería. Habrá que seguir tirando de foto “con otra perspectiva”.

En el campo no se veía todavía mucha actividad agrícola. Muchos de ellos están sembrados ya aprovechando las últimas lluvias y en otros muchos las capitanas lo tienen invadido todo. Tan sólo en algunos se veían labores de arrancado y amontonado para posterior quema. Debe de ser una tarea tediosa para el agricultor tener que repasar hectáreas y hectáreas para eliminarlas, sabiendo además que el año que viene volverán pues la propagación es fulminante.

DCIM\100MEDIA
Los campos de girasoles en general escuálidos tras un verano muy seco. Eso si, cientos de pajarillos alimentándose de las pipas, creando bandadas espectaculares.

A medida que cae la tarde aumenta la actividad de muchas aves rapaces. Sigue habiendo un buen número entre ratoneros, cernícalos, aguiluchos... se ven por todos sitios. Estos meses debe haber mucho recurso alimenticio para toda la cadena trófica del entorno.

No vi ninguna grulla. Los escasos bandos debían estar metidos en alguna zona poco visible. Tampoco se oían. Las temperaturas tan altas y los vientos de sur y suroeste no son los apropiados para viajar desde el norte de Europa y la migración se está retrasando. Además va para días la situación, con predominio de circulación zonal de oeste a este, lo que mantendrá temperaturas aun muy altas para la época.

Tiempo seco y estable, en definitiva. Malas noticias para una laguna cada día con menos agua. Observa esta imagen tomada desde lo alto, la poca cantidad de agua y cómo se acumula en la orilla oriental arrastrada por los vientos del sur y suroeste.

DCIM\100MEDIA

Estos días destaca también el precioso color de la Salicornia (Salicornia ramosissima) dibujando a la perfección los cordones dunares de las orillas. Observa…

DCIM\100MEDIA

Por lo demás un viernes cualquiera de octubre: por Bello cargando las patatas recolectadas semanas atrás en enormes camiones que las llevarán a los grandes mercados de las ciudades. En Las Cuerlas la mujercica de negro sentada junto a la carretera calentándose la espalda con los rayos del sol del atardecer. Una pajarera con su catalejo en lo alto del observatorio de la Reguera vigilando que no se le escape nada… y poco a poco el sol más bajo, más fresco, las sombras más y más alargadas y el graznido de unos cuervos encaramados a un chopo seco, despidiendo la tarde.

DCIM\100MEDIA

Tranquila y coloreada, un pequeño regalo para los sentidos.

miércoles, 15 de octubre de 2014

VI FIESTA DEL CHOPO CABECERO: SABOREANDO EL OTOÑO EN EL VALLE DEL AGUASVIVAS

La cuenca del Aguasvivas es uno de los territorios más sorprendentes y desconocidos del sur de Aragón.

El río Aguasvivas nace en Allueva, en un estrecho valle situado entre la sierra de Pelarda y la de Oriche, y desemboca en el río Ebro, junto a La Zaida, resolviendo en su escaso centenar de kilómetros de longitud el desnivel existente entre el monte de La Ería (1.407 m) y el Ebro (135 km). Una compleja red de arroyos y barrancos drenan un amplio territorio a través de pequeños ríachuelos, como el Cámaras o el Santa María. Unos y otros conectan la Rama Aragonesa de la cordillera Ibérica (que después se interna en las Serranías Montalbinas) con el valle del Ebro. Estamos, pues, ante un somontano. Una tierra de transición cuyas aguas –y gentes- miran hacia el gran valle, por donde entra el efecto benéfico del aire del Mediterráneo y por donde lo hicieron desde muy pronto las primeras culturas humanas.  

DSC_8126

Este poblamiento tan temprano es la causa de la profunda humanización del paisaje. Los carrascales y rebollares quedaron acantonados en las sierras. Los fondos de valle y las laderas bajas fueron puestas en cultivo y las de mayor pendiente se dedicaron a pastos para el ganado. Una colección de pequeños pueblos se extiende por este conjunto de valles, organizados por el río que los árabes llamaron Albayar, el Aguavivas.

DSC_0498

Múltiples son los posibles rincones naturales a conocer. La Muela de Anadón, como un dios que ya no ampara.

DSC_8755

El avellanar y las centenarias carrascas de El Colladico. El valle del río Nogueta (o Santa María) con sus frasnos en la ribera y su frondoso carrascal. El desfiladero de los Baños de Segura. La Modorra de Cucalón. O la de Bádenas, con sus rebollares y acebos venteados. Los carrascales y pinares de rodeno de la sierra de Herrera. Las rocas volcánicas de Loscos. La preciosa rambla del Cámaras en Azuara. Y muchos parajes más.

DSC_0761

Son paisajes de una sobria belleza. Paisajes culturales e históricos que nos hablan de un clima seco y frío. De ramblas y riachuelos de escaso e irregular caudal, aprovechados hasta lo imposible desde la época romana. De pequeñas huertas alimentadas por acequias. De perdidos viñedos. De ganados de ovejas y cabras que lamían los tomillos y romeros. De oliveras en la tierra baja y de carboneros en la sierra. De bancales que aprovechan cualquier rincón con suelo. Y, recientemente, de pinares que ocuparon los montes –y a las últimas gentes- de unas tierras que se despoblaban deprisa en los ‘60.

DSC_4818

Pero también es un paisaje definido por un modesto árbol que, durante siglos, aprovisionó de madera, leña y forraje en un territorio en el que los bosques prácticamente habían desaparecido. Un árbol plantado, cuidado y podado, a turnos de doce años, para producir vigas y otros materiales. Un árbol útil que crecía en las orillas de los arroyos y acequias. El chopo cabecero, también conocido en la zona como chopa.

DSC_0968

Para celebrar la entrada del otoño paseando por la ribera del Aguasvivas, para saborear el color dorado de las últimas hojas de los chopos, para asomarnos al sobrecogedor paraje del Hocino o a las agudas crestas del castillo de Huesa, para conocer cómo se desmocha un chopo cabecero, para visitar un precioso molino y un museo de la carpintería, para debatir sobre los efectos ambientales de las obras hidráulicas en estos ríos de menguados caudales, para asombrarnos con unos árboles centenarios de formas tortuosas y rasgos sugerentes, para compartir charrada con gentes venidas de unas y otras tierras, para saborear la cerveza negra (o roya) del país, para ver buena fotografías sobre estos singulares árboles… En definitiva, para disfrutar con nuestra gentes y nuestros paisajes.

DSC_4934

Para todo ello … nos juntaremos el próximo día 25 de octubre en Blesa …

DSC_4943 

y Huesa del Común ...

DSC_4766

Aprovecharemos también para inaugurar una exposición fotográfica y, acto seguido, y alrededor de una mesa, como en las grandes fiestas, dar buena cuenta de un exquisito plato de paella de verduras (con aceite de albahaca), otro de tacos de magro con tomate, regado con vino tinto de Lécera, y de postre … un trozo de tarta con cafecico/poleo.

1380455_425600784229861_1549289841_n

Mientras tanto, entregaremos el premio “Amigo del Chopo Cabecero” a Helen Read, una investigadora inglesa que lleva años dedicando sus esfuerzos en conocer, estudiar y difundir el valor de los árboles viejos y trasmochos europeos ofreciéndole un cariñoso aplauso. Y remataremos la jornada, como no puede ser de otra manera en una buena fiesta, con música. ofrecida –con toda su generosidad- por dos grupos de músicos amigos. Primero con las sentidas voces –y guitarra- de “Sintrom ni son”  …

oct13_PEH 222

y después con las gaitas, dulzainas, curdiones y tambores de Bucardo, con los que nos arrancaremos algún bailable.

DSC02457

El 25 de octubre. Blesa y Huesa del Común. No te lo puedes perder.

Para inscribirse hay información en: www.chopocabecero.com

lunes, 13 de octubre de 2014

GRULLAS ANILLADAS

Como cada año, en Natura xilocae ponemos operativa la base de datos donde se lleva el control de las grullas anilladas avistadas tanto en la cuenca de Gallocanta como en otros parajes de Aragón e incluso de otras comunidades.

Se trata de una sencilla tabla Excel donde se van apuntando los datos de los avistamientos: color de las anillas (pata izquierda, pata derecha), fecha, paraje... Y en algunas ocasiones van acompañadas por familiares, en caso de que estos se reconozcan.

Con esta temporada que comienza son ya 10 las tablas publicadas en las que amantes y entusiastas de estas aves ofrecen una información muy valiosa para el estudio de la migración y los hábitos de la grulla común. Prueba de ello es la gran proyección internacional que tiene, con una gran cantidad de visitas de aficionados del norte de Europa.

Dentro de pocos días podremos disfrutar de estampas como ésta…

viernes, 10 de octubre de 2014

ESTE AÑO …. SI HAY ALMENDRA

Hemos consultado la serie de datos meteorológicos de La Garita del Jiloca que metódicamente recoge Agustín Alijarde. De los veintiún años registrados, en tan solo tres(2007, 2011 y 2014), no se han producido heladas a lo largo del mes de abril. Estas heladas caen en un momento en el que ya ha cuajado la flor del almendro y el ovario comienza a hincharse acumulando agua en sus tejidos. El efecto es fulminante. Un par de grados bajo cero (incluso menos frío) es suficiente para que se hiele, se ennegrezca y se acabe la expectativa de almendras.

DSC_8128

Este año no hubo heladas severas en abril y aunque si hubo una muy ligera en mayo, fue de casi 0 ºC. Este era un año de almendra.

Almendras Dominique 2

Semilla y fruto de almendro. Dibujo: Dominique Mansion.

Hace unos veinte años planté una docena de almendros en una antigua era y en un cornejal yermo que hay junto al huerto del Ventorrillo, en lo que en Calamocha llamamos La Serrana. Ayudándoles los primeros veranos con algún pozal de agua, la mayoría de los almendricos salieron adelante y fueron medrando, despacio eso sí, hasta que sus raíces alcanzaron el nivel del freático de la acequia. Después, se esporrinaron. En todos estos años no habíamos cogido cosecha. Este era el año.

Nos acercamos una tarde con unas viejas mantas y, tras varearlas, fuimos recogiendo las almendras.

IMG-20140926-WA0008

Aún les faltaba un poco, pues muchas conservaban la coscarana. Todas al saco.

DSC_6032

Otro día, ya en casa, nos pusimos a escoscarlas al sol de la tarde. Como los abuelos. Saboreando esas tardes dulces del primer otoño …

DSC_6029

Y salió casi un saco de almendra limpia. Para tostarlas con sal, para añadir al cardo, para algún guirlache. Quién sabe.

Ahí están. Tan majas. ¡Qué gusto da verlas tan limpias!

DSC_6037 

En una época como la actual en la que los snacks de cacahuete y maíz americano y la bollería industrial inunda el entorno de los niños y adolescentes, reivindicar el consumo de los frutos secos, y más si son de la tierra, es otro pequeño acto de rebeldía al sistema que nos engulle. Ayudar a recogerlas a los padres, si es el caso, aún es mejor. Es un buen gimnasio tirar de vara.

Ayer veía pasar por el pueblo un tractor con un remolque lleno de coscaranas de almendra. No es país de almendros, decíamos hace unos días. Pero, como en todos los ambientes naturales, ocasionalmente hay excepciones. Y este año, tras la sequía de California, por lo que dicen, a mejor precio que en temporadas anteriores.

El año pasado nos acompañó Dominique Mansion por estas fechas. Le sorprendió encontrar almendros en unas tierras tan altas y secas como las del Jiloca. Y se llevó un saquillo de almendras a su tierra, la extensa llanura del Loira. Nuestro amigo publica cada año la Agenda Nature (Editions Ouest-France) y la del año 2015 está dedicada a las plantas cultivadas. Y en la primera semana de febrero dedica una página a estos frutos.

Almendras Dominique1

Traducimos el comentario que acompaña a estas preciosos dibujos:

Cultivado en Irán desde más de cinco mil años, Prunus dulcis, el almendro, es un árbol de la familia de las Rosáceas, originario de Asia occidental. Sus flores aparecen al final del invierno antes del follaje. Extendido en los países mediterráneos, los almendros son muy resistentes a la sequía y está bien adaptados a suelos pobres y calcáreos. En España, sobre los páramos de Aragón con inviernos largos, es frecuente que las heladas de marzo dañen la floración.

Sin embargo, viejos campesinos siempre han plantado en el borde de los campos aún cuando la cosecha de almendras solo tuviera lugar uno de cada cuatro o cinco años. El guirlache es, en Aragón, un postre preparado con almendras tostadas y caramelo propio de la cena de Navidad en todas las familias. Desde hace más de cien años los ancianos pensaban en la fiesta de Navidad cuando plantaban los almendros. California es el primer productor mundial de almendras. Inútil precisar que los almendros de cultivo intensivo no tienen nada en común con los bellos árboles que aún pude descubrir a lo largo de los campos en España, o más raramente, en los viñedos de Anjou.

Guardaremos almendras para otros cinco años …

miércoles, 8 de octubre de 2014

INGENIERÍA AMBIENTAL: UN POSADERO PARA RAPACES EN BELLO

Este pasado mes de agosto los agricultores de la cuenca de Gallocanta, especialmente los de Bello, mostraron su inquietud ante la superpoblación de micromamíferos que se estaba produciendo ya que perjudicaba a los cultivos de regadío, especialmente a los de patata y alfalfa, además de a los hortales familiares. No vimos los daños en las cosechas pero la presencia de galerías y caminos creados por los pequeños roedores en los ribazos era una evidencia.

DSC_5135

Ante la queja planteada el Departamento de Agricultura y Medio Ambiente propuso el empleo de trampas metálicas en la entrada de las madrigueras y el uso de recipientes con agua para favorecer su caída y ahogo. Y, a medio plazo, la roturación de los campos de pipirigallo y alfaz al ser un medio muy favorable para estos mamíferos.

En pleno debate, se produjo la llegada de un gran número de depredadores, sobre aves rapaces diurnas, que aprovecharon este excepcional recurso alimenticio. Antonio Torrijo lo advirtió me propuso una tarde a acercarme a disfrutar de este espectáculo natural.

DVD002_156

macho de aguilucho cenizo. Foto: Rodrigo Pérez

Desde el coche veíamos cernícalos vulgares en los postes eléctricos. Un ratonero sobre un almendro caía a plomo sobre el suelo. En dirección a la laguna varios aguiluchos cenizos y laguneros sobrevolaban los prados de Tornos. Aquí y allá volaban estas pequeñas aves rapaces venidas de quien sabe dónde.

En un momento dado veo a Antonio rondar por la escombrera de Bello hasta dar con una viga vieja. La cargamos como pudimos en el coche y nos encaminamos hacia un campo de patatas cercano al centro de interpretación de Bello.

DSC_5143

En un vértice del campo, fuera del cultivo, me emprendí a cavar un hoyo para plantar el poste. Bajo la labor asomaba una cantera de conglomerados bastante compactos. Antonio, mientras tanto, claveteaba unos palos en el extremo.

DSC_5144

Y, así, en unos minutos, levantamos un poste. Un posadero para aves rapaces en el borde del patatar. Una posibilidad para disfrutar de la observación de las rapaces de los visitantes del centro de interpretación.

DSC_5145

Todos ganan, salvo los topillos y ratillas. Agricultores y rapaces. Lucha biológica sencilla, barata y eficaz que podría fomentarse en espacios como la cuenca de Gallocanta. Y sin los efectos nocivos de los rodenticidas.

Pero, aún sería mejor la plantación de pequeñas arboledas y de árboles aislados, tan escasos y tan venidos a menos en las últimas décadas. No sólo ofrecen posaderos. También permite la nidificación lo que permitiría aumentar las poblaciones de estas pequeñas rapaces.

Romper la homogeneidad estructural en el paisaje y el ecosistema es otra estrategia. Agrosistemas más complejos, el objetivo.