Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

jueves, 20 de noviembre de 2014

UNA VIII EUROPEAN CRANE CONFERENCE … ENORME!

La European Crane Conference es un congreso que, desde su primera edición en Oroshaza-Kardoskut (Hungría) en 1985, reúne cada tres o cuatro años a los investigadores del European Crane Working Group, organismo formado por las personas que estudian a la grulla común (Grus grus) en los diversos países europeos.

La Asociación de Amigos de Gallocanta (AAG) participó por primera vez en la sexta edición de este evento científico que fue celebrada en Ortobágy (Hungría) en 2006 donde presentó una comunicación en la que se aportaban las observaciones obtenidas a través de la lectura de anillas a distancia de la grulla común en esta parte de Aragón. La experiencia húngara fue muy grata, tanto por la oportunidad de conocer a prestigiosos ornitólogos, y de aprender con ellos, como por la satisfacción de contribuir al conocimiento de la migración de la especie. Por ello participaron en la séptima edición que tuvo lugar en Rügen (Alemania) aportando un nuevo estudio sobre el papel de la cuenca de Gallocanta en la migración y la invernada de la grulla común. Con la experiencia adquirida, la AAG se postuló como entidad organizadora de la VIII European Crane Conference que se celebraría en 2014 en Gallocanta (Aragón). Ahí es nada.

Organizar un congreso científico internacional es algo muy complejo. Realizarlo en tiempos de vacas flacas y sin el respaldo institucional –ni la experiencia- de una universidad o de un centro de investigación es todavía más difícil. Sacarlo adelante en una localidad remota, alejada de la ciudad y carente de la imprescindible asistencia técnica es algo heroico.

DSC_8043

Sin apoyos económicos en firme, el equipo de grulleros se puso ante el reto que supone organizar un congreso científico en pleno medio rural. Lejos de todo. Pero cerca de … las grullas, de una laguna única y de unos paisajes excepcionales. Eso es trabajar por la ciencia, por la cultura y por los pueblos desde abajo, con la generosidad personal y el compromiso con la tierra como bandera.

Una labor titánica ejercida por el núcleo de esta asociación (en el que hay que destacar a las eficaces Amigas de Gallocanta) que incluía, desde gestionar el alojamiento de los congresistas repartidos entre los pueblos, a solicitar las ayudas a instituciones, editar los resúmenes de las comunicaciones, gestionar los visados de los conferenciantes rusos o conseguir a buen precio alimentos aragoneses para ofrecer a los visitantes, pasando por mil y una gestión que no llegan a verse desde fuera, salvo cuando falta o falla ese servicio. Multitud de pasos, multitud de llamadas o cartas, multitud de detalles.

A última hora un gran grupo de amigos, venidos de  pueblos cercanos  o de las lejanas Estonia o Escocia, fuimos movilizados para ayudar a rematar la faena.

Y llegaron los días. Casi un centenar de congresistas venidos de trece países, mayormente nórdicos, centroeuropeos, franceses y eslavos, pero también norteamericanos o japoneses. Treinta y cuatro ponencias o comunicaciones. Catorce posters.

Comenzaba un completísimo programa de actividades.

Las conferencias abarcaron una amplia variedad de temas. Se abordó el estudio de los cambios en las rutas migratorias o de las zonas de invernada en Europa occidental (distribución geográfica), el efectivo de diversas especies de grullas en diversos países (poblaciones), la relación con las prácticas agrícolas y los daños que causan (agricultura), los aspectos relacionados con la migración y las técnicas de seguimiento (migratología), la variabilidad de las poblaciones (genética) e incluso la relación con las culturas locales o con la educación.

Con informaciones relevantes. Como el del efectivo invernante de grulla común en Aragón y en la península Ibérica. Como las técnicas de los agrónomos suecos para mitigar los daños. Como las nuevas tecnologías para hacer seguimiento de las aves. O como que las compensaciones por grulla suponen el 75% del presupuesto de las medidas agroambientales en Aragón. Jornadas maratonianas con muchas cosas que decir y poco tiempo. Las conferencias fueron el motivo central de la conferencia.

Vídeo musical elaborado por Calamocha TV

Y actividades paralelas. Salidas al campo al amanecer o al crepúsculo para ver a las grullas. La gran sorpresa para los congresistas fue el poder contemplar a sus bien conocidas aves en un marco paisajístico, el de los secanos cerealistas y los amplios horizontes deforestados, completamente diferente al que ellos conocen. O para recorrer los cañones calizos del río Mesa, con sus poblaciones de aves rupícolas, otro paisaje inusual para las gentes del centro, este y norte europeo.

Y tiempos para el enriquecimiento cultural. La visita a la monumental ciudad de Daroca, esa joya medieval por descubrir …

y a la exposición del pintor Carlos Pardos ...

La proyección de la exposición fotográfica de Uge Fuertes  y Rodrigo Pérez o la del documental sobre la invernada de las grullas estonas en Etiopía. El concierto “Grullas, grallas y grillos” del grupo Lahiez o la degustación de vinos de Cariñena o de Jamón de Teruel.

1982073_533791436757540_3115336730837570752_n

Los bachilleres de nuestra comarca también tuvieron la oportunidad de conocer desde dentro cómo funciona un congreso científico y de practicar en directo con listenings reales.

DSC_3812

E incluso, de forma sobrevenida, fue presentada una experiencia educativa de fomento de la investigación centrada en la invernada de la grulla común que había sido realizada hace un par de años por estudiantes del IES Valle del Jiloca.

DSC_3968

La clausura tuvo lugar con la lectura de unas entrañables palabras de agradecimiento desde Amigos de Gallocanta a las personas, empresas e instituciones que finalmente han colaborado en el exitoso desarrollo del congreso y con un homenaje a dos personas que, desde hace décadas, trabajan por el estudio, la difusión y la conservación de la laguna y sus grullas: Antonio Torrijo y José Miguel Pueyo.

DSC_0205

La VIII European Crane Conference ha tenido múltiples y variados impactos en la zona.

Una evidente promoción de los valores naturales y culturales entre una nutrida representación de personas con una alta capacidad de influencia entre sus comunidades de origen. Para muchos, Gallocanta y Aragón eran dos nombres. Ahora son vivencias personales. Observar las bandadas de grullas y el atardecer sobre la laguna a través de la cristalera del centro de congresos durante el desarrollo de un congreso científico ha sido para muchos una experiencia única.

DSC_9297

Una repercusión económica. Directa, como los alojamientos y manutenciones durante estos días, los alimentos de calidad y otros detalles que han adquirido como recuerdo. E indirecta, como futuras vistas particulares u organizadas. Recuerdo la solicitud de información de un guía sueco por espacios naturales con riqueza en mariposas a los que traer a grupos de fotógrafos de su país. Turismo de la máxima calidad. Esto es invertir.

Un impacto científico. Presentar nuestros conocimientos. Aprender de los ajenos. Contactar con especialistas. Esta conferencia posiblemente ha sido el evento científico de mayor alcance internacional que se ha celebrado nunca en estas dos comarcas. Y lo que ello supone en la formación de nuestros estudiantes ….

image

Y un impacto social, por lo que supone comprender y hacer propio el interés de la comunidad internacional por los paisajes y la cultura de nuestro entorno. Un cambio de mentalidad en la comunidad local imprescindible si de verdad queremos promocionar nuestro patrimonio y ponerlo en valor. Lo primero que tiene que ocurrir es creérnoslo nosotros mismos.

La VIII European Crane Conference ha sido un rotundo éxito. Una iniciativa que ha salido adelante gracias a la ayuda de particulares, empresas e instituciones que han creído en el proyecto y en las personas que había detrás, pero sobre todo por el trabajo generoso y la perseverancia de Amigos de Gallocanta, un equipo de Batalladores.

Fotos: Javi Julve y Turismo de Campo de Daroca.

lunes, 17 de noviembre de 2014

JOSÉ AZUL: CRIATURAS QUE PULULAN

El escultor aragonés José Azul presenta la exposición 'Criaturas que pululan' crea figuras de animales con hierros y cantos rodados nos trae una combinación de hierro forjado con piedra principalmente.

Utilizando aperos de labranza y viejas herramientas de labor para crear curiosas criaturas que pululan.

José Azul reinventa la cotidianeidad de lo más cercano a través del metal, comienza su relación con el hierro en talleres donde se trabaja la forja y con ella la imaginación.

Cómo artista ve como muchos de los materiales que aparentemente están en desuso, ocupando espacios y sobre todo llevados al olvido, picos martillos, serruchos vertederas, rodamientos y demás objetos; son su materia prima con la que elabora sus creaciones y dotarlas de una vitalidad y un valor increíble formando parte de sus composiciones.

Insectos, animales analizados y descritos en su mente cobran vida a través de la compleja combinación de elementos metálicos que uno por uno dejan de ser un recuerdo de lo que fueron, y gracias a un minucioso trabajo de fragua, repiqueteo de martillo y uniones múltiples consiguen impactar en el visitante transportándolo a un mundo llenos de sensaciones.

José cogía de niño las grandes tijeras de albardero de su padre y las elevaba por el aire como si fuera un pájaro de fauces amenazadoras. Desde muy pronto se dio cuenta en su pueblo que montones de herramientas del campo estaban basadas en diseños del mundo animal.

Un día regresó a la vieja caseta familiar del campo, cerrada durante años y se encontró un tesoro de chatarra con la que seguir jugando.

De ahí han salido las creaciones escultóricas los animales que se encuentran en la naturaleza, en su mayoría, influidas por su conexión con la tierra.

Sus obras parecen estremecidas por la aspereza de la tierra, sujetas a la constante  exposición del paso del tiempo, donde todo se transforma.

El artista nos muestra su obra figurativa, queriendo transmitir la obsesión y la expresión del creador haciendo surgir criaturas que pululan por nuestro alrededor.

Divina Sabaté Corbella

Comisaria. Asesora artística del M. I. Ayuntamiento de Fraga.

viernes, 14 de noviembre de 2014

FALSA ORUGA DEL ROSAL

La vida en una terraza de la ciudad no debe ser fácil. Hace dos años compramos un rosal y lo tenemos en un rincón, no medra mucho porque especialmente en verano las condiciones de insolación y calentamiento son muy duras.

936066_10204433384302969_2023021751356692571_n

Rosales enanos la pasada primavera

Constantemente hay problemas fitosanitarios, hongos e insectos, especialmente los primeros. A veces lo trato, cuando veo que está muy perjudicado, pero generalmente el hongo hace que caigan las hojas con lo cual poco a poco desaparece la plaga y con un buen riego y algo de fertilizante vuelven a crecer con vigor nuevos tallos, ramillas y hojas sanas.

Hace unos días me di cuenta que apenas tenía hojas. Al acercarme vi que había varias orugas de pequeño tamaño, unas incluso más grandes que otras, pero todas de la misma especie. Estaban devorando las hojas dejando únicamente los nervios centrales.

Aproveché para hacer unas fotos con el trípode y desempolvar el macro:

IMG_6554

IMG_6552

Al tratarse de una oruga que se alimentaba de las hojas del rosal fue precisamente lo que puse en el buscador. Y en menos de un segundo ahí tenía la respuesta: la falsa oruga del rosal.

Se trata de una especie muy especifica, se alimenta solamente del rosal. A priori pensaríamos que se trata de una oruga de alguna mariposa o de algún escarabajo… pero no. Se trata de un himenóptero (Arge rosae), de la familia de los avispas, muy poco llamativo:

arge-rosae-886-59-en

Foto sacada de: http://www.agrologica.es/

Tienen dos generaciones anuales. Los primeros adultos aparecen en primavera y tras aparearse, la hembra realiza la puesta en forma de filas de unos 20 y colocados dentro del tallo mediante una incisión. Posteriormente el tallo se seca. La puesta podía observarse también perfectamente en esta ramilla, había otra más en otra zona del rosal.

IMG_6553

Las larvas se alimentan de las hojas hasta que completan su desarrollo (yo desde luego este verano no las vi). Es entonces cuando se dejan caer al suelo para pupar. En teoría, a mediados del verano aparecen los adultos cuya descendencia dará lugar a una segunda generación, cuyas larvas se alimentarán hasta que, con los primeros fríos otoñales, se dirigen al suelo para hibernar. En la primavera siguiente puparán y aparecerán los adultos, completándose de esta manera el ciclo biológico.

Como este verano no las he visto y el otoño se ha alargado tanto sospecho que se trata de una primera generación con adultos que han venido de algún otro lugar.

El estado del rosal era muy malo y aunque me gusta la biodiversidad de la terraza (las salamanquesas campan a sus anchas con abundante alimento relacionado con los insectos que merodean el huerto urbano) me vi obligado a quitar todas las orugas manualmente pues me lo estaban dejando pelado.

Más adelante lo podaré y sanearé sus ramas más perjudicadas. Confiemos que vuelva a tallar con fuerza y a dar sus preciosas rosas.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA SABINA GARCÉS … Y UNA DIJENDA DE BAÑÓN

Una de las sabinas albares más notables y menos conocidas de la comarca del Jiloca es la Sabina Garcés.

P1220110

Está situada en el término municipal de Bañón. Para encontrarla puede tomarse un sendero de Pequeño Recorrido (PR) que parte de esta localidad dirigiéndose al mojón de Rubielos de la Cérida también conocido como el Cerro Verguilla (1300 m).

mapa1

El camino pasa entre campos de labor de la partida de La Zarza y deja hacia el oeste el paraje de El Bustal. Al alcanzar las ruinas de la ermita de San Lorenzo se bifurca debiendo tomar el camino de la izquierda que se dirige decidido hacia el sur, a través de un conjunto de campos de tierras margosas cuya imagen invernal del satélite recuerda una pintura abstracta.

mapa2

El camino traza una curva cerrada al entrar en un barranco en cuyas laderas hay una plantación de pinos. El camino pasa al pie de esta ladera y se abre al amplio valle abierto por la rambla del Valladar. Un campo alargado alberga la solitaria Sabina Garcés. 

 mapa3

En realidad se encuentra próxima a uno de sus márgenes y cerca de una parte de la finca cuyo laboreo fue abandonado por tratarse de gravas aportadas por la inmediata rambla del Valladar. Esta nace al pie del monte Lituelo (1422 m), ya en término de Rubielos de la Cérida, y desemboca en el Jiloca en Caminreal, donde es conocido como Ramblón, aumentativo nada exagerado a tenor de las crecidas que esporádicamente presenta.

De hecho, estas rambladas indirectamente han salvado la vida de la Sabina Garcés, como veremos.

P1220114

Hace algo más de una cuarentena de años, cuando la mecanización se extendió por estos términos,  muchos de los árboles que crecían en o entre los campos fueron arrancados. Había máquinas poderosas que lo conseguían con menos esfuerzo. Muchos de los que se salvaron fueron podados de sus ramas bajeras para que los tractores y cosechadoras  pudieran arrimarse más y ganar unos metros para la finca. Este fue el caso de la Sabina Garcés.

La poda fue tan intensa y llegó tan alto en el tronco que como consecuencia se secó prácticamente todo el árbol salvo una pequeña rama de dos metros de longitud. Todos creíamos que terminaría por morir. Sin embargo, está rama cogió mucha fuerza y hoy es la única parte viva de la copa, que ha descendido unos cuatro metros sobre como se encontraba antes de la poda. Es por esto que el tronco es tan recto. 

P1220115

Esta sabina es muy conocida en el pueblo por su antigüedad. Antes de su poda, los viejos siempre la conocieron igual. Es la más antigua del término y posiblemente tenga una edad similar a la de Blancas, a la de Fuentes Claras y a la de Lechago. Posiblemente sea uno de los últimos restos de los antiguos sabinares que descendían desde la margen derecha al fondo del valle del Jiloca. Tal vez todas sean quintas …

Los zagales la conocíamos bien porque en ella criaba todos los años el grajo (cuervo). Solo conocíamos dos nidos en el pueblo. Uno en la Sabina Garcés y el otro en el Almendro del Tío Lázaro, que por entonces tenía más de cinco metros de perímetro, un árbol viejo que hace tres años tronchó el aire. Solo dos chicos subíamos a escarzarlo. MI amigo Ángel Edo y yo. 

En el pueblo se cuenta una historia de un cura que saliendo de Rubielos un domingo para hacer misa en Bañón no sabia qué sermón echar pues no había preparado nada. Al salir del pueblo encontró una calavera de macho (mulo). En la órbita del ojo una rebalbas (collalbas grises) habían hecho el nido. Y en él, un cuco había puesto un huevo días atrás. El joven cuco, bien cuidado por las rebalbas, había engordado y no podía salir del ojo de la calavera cantando cu,cu,cu,cu,cu.

El cura ya tenía un comienzo para el sermón.

Al rato pasó al lado de un labrador que labraba muy mal. El cura añadió otra idea al sermón.

Ya en el término de Bañón, esta sabina estaba llena de picarazas que estaban haciendo lo que mejor saben … picaraziar. El mosen ya tenía completo el argumento de su sermón. Y allá que se llegó al pueblo a comenzar la misa donde sermoneó el objeto de sus reflexiones en su mejor latín:

CUCISCANTABIS UNA MAÑANIS IN CADAVERA MORTIS

GARABATIS IN TERRA

PICARACHIS EN EL ARBOL

TOCAN LA BINBARREA:.

Decíamos que la Sabina Garcés escapó por el manto de gravas que sepultan parcialmente el tronco. Veamos por qué. En aquella época citada, algunos bulldozer estuvieron trabajando por el término tirando ribazos y árboles. Un maquinista intentó arrancar la sabina y no pudo con ella. Sostenía que si pudiera descubrir su tronco lo hubiera conseguido. Y ahí se quedó.

P1220112

Un árbol solitario, con sus 220 m. de perímetro a la altura del pecho y sus 8 metros de altura, da carácter a este paraje ofreciendo testimonio de los bosques que hace siglos poblaron estos montes.

José Antonio Sánchez y Chabier de Jaime (texto)

Rob McBride (fotos)

domingo, 9 de noviembre de 2014

CAMPOS DEL ORCAJO

Hacía tiempo que no nos acercábamos a esta parte del Jiloca. Valconchán y Orcajo son pueblos que se recuestan en la vertiente este de la sierra de Santa Cruz y que se yerguen sobre el valle del Jiloca a la altura de la histórica ciudad de Daroca.

Era una mañana de noviembre. La niebla, que cubría el fondo del valle, se extendía desde Caminreal hasta Villafeliche. Tardó en desvanecerse para dar paso a un sol radiante.

DSC_6121

Llegamos pronto al pueblo. Era el día de Todos los Santos pero no se veía movimiento. La fachada de una casa nos hizo una síntesis del paisaje geológico de estos parajes. Pizarras y arcillas.

DSC_6193

Antes de subir hacia el monte nos dimos una vuelta por los campos del Orcajo.

Esta era una buena tierra para la viña. Aún lo es. Suelos silíceos, tierras sueltas, muchas horas de sol … mostos con mucho azúcar. La viña, la cepa, la poda, la vendimia, el trujal … han sido una parte esencial en la cultura del Bajo Jiloca.

Casi todas las viñas tenían las cepas en vaso que deben vendimiarse a mano. Son las viñas viejas de garnacha, de vinos prestigiosos …

DSC_6180

… en franco retroceso, por el declive del cultivo en la zona y por su sustitución por la viña en espaldera.

Aún así, aún encontramos viñedos salpicados de frutales, antaño tan comunes en esta tierra. Viñas con nogueras, almendros y cerezos. El cultivo promiscuo que trajeron los romanos …

DSC_6118

… más estable a las plagas y más productivo a largo plazo, aunque más exigente en cuanto a trabajo.

Viendo las cepas me venía a la mente la idea de Dominique Mansion de que la vid, en realidad, se trata de un arbusto trasmocho de poda anual, como los mimbres o los sargatillos, pero con la cabeza más baja … y vulnerables al ganado.

DSC_6182

Estas tierras royas y encosteradas del Bajo Jiloca han sido, de siempre, tierras de viña. Tierras famosas por su erosión que tuvo que resolverse, como se pudo, a golpe de plantación de pinos carrascos para frenar la pérdida de suelo …

DSC_6190

como se aprecia en la anterior imagen.

En los años ‘60 se arrancaron muchas viñas, cuando empezaron a escasear los brazos en los pueblos. Muchas se plantaron de almendros, árboles que hasta entonces tan solo eran aprovechados en los ribazos. Subían de categoría con la demanda de almendra para turrón.

Hoy se encuentran abundantes campos de almendros. Algunos bien labrados y podados …

DSC_6189

… los más abandonados a su suerte …

DSC_6116

… como el viejo colmenar y palomar. Otro ejemplo de producción mixta. En este caso de pichones y miel.

A los pies de los carrascales de la sierra de Santa Cruz, este paisaje de mosaico agrícola es el reflejo de una economía de aprovechamiento intenso de los recursos y de una cultura de adaptación a las condiciones del medio.

DSC_6179

No se sabía lo que era la subvención.

viernes, 7 de noviembre de 2014

PINTANDO GRULLAS

Estoy dando los últimos toques ¡Ya estamos en noviembre, ya llega el frío, ya hay unas cinco mil grullas...! Y yo dando los últimos retoques …

Esta semana montamos la expo en dos sitios: en Gallocanta (en el Albergue) y en Daroca (en la sala de la Provincia en Puerta Baja). De antemano y, por supuesto, estáis invitados el miércoles día 12 de noviembre a las 20 horas nos veremos ,,, estamos preparando algo especial que, en breves días, cerraremos ....

De momento me centro en las piezas, en el movidón ... el montaje de la expo se hará en función de la arquitectura de las salas.

En el caso de Daroca, la sala permite un montaje elegante con poca luz, en las paredes de ladrillo colgaremos un par de murales en piezas modulares que se suspenden en el espacio … ligeros. Las secuencias que creamos son grullas en bandadas … despegando … aterrizando … por el día … por la noche … en el aire … reposando … creando como … un ruido natural, un ruido de la naturaleza, mejor.

 

En los espacios " recogidos" colocamos bocetos o ideas que no se llegaron a ejecutar en grande (en papeles grandes, bueno olvidaba decir que son todo papeles), también las últimas pinceladas después de largas sesiones,, dibujos a lápiz, estudios, todo eso.

Gallocanta es … más familiar; es como volver a casa, a comer en tu comedor, a estar en la sala de estar o en la biblioteca ,,, a salir a pasear con el ruido de grullas, tomarte un vino con los amigos en el albergue, reencontrarte en cada rincón del pueblo con historias del pasado … sin capuzar demasiado en la nostalgia.

Gallocanta es un lugar de encuentro por eso planeamos un montaje sencillo con formatos pequeños, algún toque de color en el comedor, un espacio con una iluminación natural especial y con amplios ventanales por los que se vislumbran las grullas.

Con lo cual en los espacios entre ventanas colocaremos pinceladas ligeras, por ejemplo un gallo coronado por una ringlera de grullas, con cuatro trazos, sin más, pintado sin miedo a equivocarme ...

Carlos Pardos

miércoles, 5 de noviembre de 2014

AGUILAR NATURAL ES VÍCTIMA DE UNA INJUSTICIA

Desde 2010 los portavoces de Aguilar Natural han sido víctimas de una grave injusticia. En cumplimiento de sus funciones enviaron y firmaron una carta que publicó Diario de Teruel criticando una sentencia judicial relativa al proyecto de la multinacional SIBELCO HISPANIA de abrir una mina a cielo abierto que perjudicaría terriblemente a la pequeña localidad de Aguilar del Alfambra.

 Aguilar 2

La carta no contenía ni una injuria. Ni una calumnia. Pero la crítica dura, razonada y documentada fue erróneamente interpretada por cierto sector de la judicatura turolense. Los firmantes de la carta, nuestros portavoces, fueron tomados como únicos responsables en un proceso en el que se ha negado la responsabilidad civil subsidiaria de Aguilar Natural, como si nuestros portavoces hubieran actuado por su cuenta en nombre de esta asociación, lo cual es incierto.

Afortunadamente han planteado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional al verse lesionado el derecho de libertad de expresión, que ha pasado ya un filtro que solo supera el 5% de los recursos que se plantean. Sin embargo, se debe ejecutar la pena económica de su escarmiento: 10.800 € (1.800.000 ptas.) por firmar una carta inocente.

La Plataforma Aguilar Natural, como responsable real de la carta, aunque inocente de cualquier delito, necesita recaudar 8.800 €, la cantidad que le falta para llegar junto con sus fondos propios al total de la multa.

Por eso apelamos a cada uno de vosotros para que ayudéis con la cantidad que deseéis a recaudar este dinero haciendo un ingreso en la cuenta  de CAJA RURAL DE TERUEL:  ES92 3080 0048 9621 4298 2418.

Por la libertad de expresión para todos. Contra la indefensión del medio rural. Contra todo lo que no funciona en un país en el que pasan cosas como ésta. ¡Nos la jugamos todos!.

Podéis acceder   a este enlace de la Plataforma Aguilar Natural, para obtener más información.

Plataforma Aguilar Natural

martes, 4 de noviembre de 2014

LAS GRULLAS REGRESAN A GALLOCANTA FIELES A SU CITA OTOÑAL

Fieles a su cita anual con la patrona de Aragón las primeras grullas van llegando a tierras de Gallocanta. Concretamente, miembros de la Asociación Amigos de Gallocanta pudieron ver el día del Pilar 37 ejemplares en la laguna, y la noche del 13 de octubre, se oyeron las algarabías propias de esta especie en sus vuelos de llegada, cantando en los cielos del valle del Jiloca, y en dirección a la laguna de Gallocanta. Como bien nos recuerda la sabiduría popular de las gentes de la zona, las grullas nos acompañarán durante todo el invierno.

DSC_9300

Cualquier momento es bueno para observar las grullas en Gallocanta, siempre que programes tu visita “entre El Pilar y San José”, pero hay fechas claves para ver un espectáculo natural sin igual en toda Europa. Durante el mes de noviembre y la primera mitad de diciembre, los vuelos de las grullas para buscar comida se van alargando hacia el noroeste de la cuenca de Gallocanta; ese es un buen momento para observarlas al amanecer o al atardecer en la zona de la Ermita del Buen Acuerdo (Gallocanta). Lo mismo pasa cuando las grullas bajan a comer a los rastrojos de maíz del valle del Jiloca, pero en sentido contrario, es decir, hacia el sureste, en las proximidades del Centro de Interpretación de la Reserva, durante la segunda mitad de diciembre y enero. También se puede probar suerte, y coincidir con un día masivo de migración (aunque ésta es continua durante casi todo el invierno). Se suelen producir tres picos máximos a la bajada, el primero es habitual que coincida con la primera escarcha en el norte de Alemania, el segundo los primeros días de la última quincena de Noviembre y el tercero próximo a las festividades navideñas, otro pico se produce a la subida, cuando grullas reproductoras, con prisa por construir sus nidos al norte de Europa, se agrupan en la laguna de Gallocanta, el pantano de la Sotonera (Huesca) o el pantano de Buendia (Guadalajara), para emprender un vuelo que las llevará más allá del Pirineo, durante la última semana de febrero.

DSC_0836

Este año, tras las grullas… o quizá acompañándolas en su viaje, vienen a Gallocanta ochenta expertos en esta especie procedentes de todo el Hemisferio Norte. Y es que entre los días 10 y 14 de noviembre de 2014, representantes de trece nacionalidades diferentes debatirán todo lo referente a la grulla común (Grus grus) en el VIII Congreso Europeo sobre Grullas. Un congreso organizado por la Asociación Amigos de Gallocanta, que ha sido posible gracias al patrocinio y colaboración de veinticinco entidades, así como de un nutrido grupo de voluntarios.

GRULLA COMUN

Esperamos que estos embajadores de sus tierras, casi como lo son las grullas también, puedan llevarse un grato recuerdo de su estancia en las tierras de Gallocanta y el Jiloca, y un buen sabor de boca gracias a las numerosas bondades que proporcionan nuestro patrimonio, gastronomía, cultura y, ante todo, nuestras gentes.

Antonio Torrijo