Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

jueves, 25 de agosto de 2016

LA RESERVA DE LOS ROBLES CENTENARIOS DE BREITE

Para viajar por el mundo las Lonely Planet son las mejores guías. Aunque la información sobre el país/región es algo justa, resultan manejables y son muy prácticas. Anglosajonas 100%. Ahora bien, son guías escritas por urbanitas para urbanitas. 

En nuestro reciente viaje estival llevamos (¡nos la aprendimos!) la Lonely de Rumanía. Y alguna información descargada de internet sobre los principales parques naturales y nacionales que estaban en nuestra ruta. Generalidades. Nada concreto. Y menos, rutas por bosques maduros.

Leyendo en la Lonely sobre Sighisoara, una de las ciudades sajonas de Transilvania más famosas, en un rincón dimos con un párrafo titulado "Reserva de Robles Antiguos de Breite". Una dehesa de robles monumentales y centenarios de una superficie de 70 hectáreas.

Esta vez sí. La Lonely nos daba una gratísima sorpresa.


Decidimos acercarnos a visitarla. Pensamos que sería un parque semiurbano, tipo los Pinares de Venecia (Zaragoza) o la Casa de Campo (Madrid), con bancos, farolas y paseos. Pese a ello, nos animamos a acercarnos.

Sighisoara es una ciudad colgada sobre el valle del río Tarnava y rodeada de otros montes poblados de bosques. Sabíamos la dirección y de forma aproximada la situación.


Carretera con tráfico. A nuestra izquierda un monte que tenía toda la pinta de ser el que buscábamos. Ningún cartel indicador. Desvíos hacia el monte que acababan en granjas. Preguntamos en inglés a unos operarios que trabajaban en una gravera/cementera auxiliar de las obras de construcción de una línea férrea. El joven encargado nos orientó para acceder y captando nuestro acento nos dijo que trabajaban para una empresa española: Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). Los fondos estructurales que aporta la Unión Europea a los países del este recién incorporados para su modernización acaban en las grandes corporaciones occidentales.

Subimos por una pista a través de un joven hayedo y terminamos en un amplio claro. Ahora sí. Ya estamos en Breite.


Se trata de una alargada dehesa de roble pedunculado (Quercus robur) y de roble albar (Quercus petraea) que se extiende sobre una alargada meseta.


A ambos lados de la reserva crece un frondoso bosque de haya y de carpe formado por árboles jóvenes que desciende hacia los valles próximos.


Para nosotros, en Aragón, este hayedo ya hubiera sido suficiente motivo de visita. Pero en Rumanía hay muchos bosques caducifolios, muchísimos, aunque tal vez la mayor parte no sean muy viejos. Ese no es el motivo del prestigio científico de Breite. Un espacio natural único en Europa.

Esta meseta se encuentra a unos 500 m de altitud. En superficie presenta un estrato de gravas y arenas, sobre el que se desarrolla un horizonte de humus, que descansa sobre otro estrato de arcillas, muy compacto e impermeable. Esta disposición de las rocas permite que el estrato superficial albergue un pequeño acuífero que se recarga de las precipitaciones (650-700 mm ) recogidas, fundamentalmente durante el verano.


En el sector meridional de la meseta se produce la descarga del acuífero lo que posibilita la existencia de un conjunto de pequeños humedales y de especies más higrófilas como la tremoleta o álamo temblón (Populus tremula) ...


y diversos sauces que me parecieron el cabruno (Salix caprea) y el ceniciento (Salix cinerea) ...

 

además de una pléyade de juncos, cárices y otras herbáceas que requieren humedad permanente en el suelo, entre las que destacan diversas especies de orquídeas (Dactylorhiza incarnata, Listera ovata, etc.) y otras propias de suelos turbosos como la genciana de turbera (Gentiana pneumonanthe) que tienen gran interés biogeográfico. 

El bosque de Breite es el robledal con carpe más representativo y mejor conservado de Europa central y oriental. Pero su singularidad botánica y ecológica tiene una doble dimensión. La concentración de robles centenarios y la estructura de la vegetación que forma un paisaje adehesado.


Alberga 639 grandes robles. De ellos, más de 500 ejemplares tienen más de 200 años y, entre los mismos, son mayoría los que tienen edades comprendidas entre los 350 y los 450 años. Incluso se han encontrado ejemplares que superan los 800 años.


Más de 450 árboles pueden considerarse viejos o veteranos, de acuerdo a su edad o a su morfología. 

Son árboles de dimensiones notables. Muchos de ellos tienen perímetros de entre 400 y 500 cm, aunque son abundantes los que de entre 500 y 600 cm.


Igualmente su altura también es destacable midiendo la mayor parte de los árboles entre los 20 y los 30 m, alcanzando algunos de ellos los 35 m. Son verdaderos monumentos naturales.

La otra singularidad viene dada por su estructura de dehesa. Es decir, un prado arbolado.


Y esto es así por que este es un tema que está generando un interesante debate entre los ecólogos especializados en la historia y en la conservación de los bosques europeos. Científicos como Oliver Rackham o nuestro amigo Ted Green, entre otros muchos, sostienen que el modelo de bosque original paleártico previo a la expansión neolítica del ser humano tendría una estructura abierta debido a la acción pertubadora de los grandes mamíferos (mastodontes, mamuts, uros, etc.) y a la producida por fuegos y vientos. Es decir, sería algo más parecido a una dehesa que a una formación forestal con un dosel cerrado y un suelo en completa penumbra. De este modelo, lógicamente, derivan propuestas para gestionar y conservar el bosque entre las que la ganadería tiene un papel fundamental. Evidentemente, y simplificando el debate, se distancia de los modelos propuestos por los ingenieros forestales que son quienes gestionan los bosques en casi todos los países.

Muy probablemente la actual dehesa de robles de Breite tenga un origen antrópico. En la zona se han localizado abundantes monedas y una necrópolis de edad romana lo que sugiere un poblamiento antiguo. Se desconoce la estructura de la vegetación de esta meseta aunque el topónimo ("breite"), en alemán, la lengua de los fundadores de la ciudad, se asocia a amplitud o anchura.

Con la creación de la ciudad de Sighisoara por los sajones se produciría el aclaramiento del bosque original formado por robles, hayas y carpes. Por un lado se obtenía la madera necesaria para cubrir las necesidades de una sociedad en crecimiento. Por otro, se transformaba dicho espacio en un pasto arbolado manteniendo a los robles necesarios para conseguir una óptima producción de bellota para la alimentación de piaras de cerdos y una pradera que mantuviera rebaños de oveja, cabra y vaca.

Cerdos alimentándose en un robledal europeo. Ilustración tomada de la página de T. Hartel
La presencia de arbolado en los prados ejerce un efecto muy beneficioso para la ganadería. Por un lado, las zonas soleadas producen un pasto más precoz y abundante. Al agostarse, comienza a desarrollarse otro más delicado bajo la copa de los árboles que es aprovechado varias semanas después, prolongándose en el tiempo.


Por último, la caída de bellotas y hayucos complementa la dieta durante los meses otoñales.



Nosotros encontramos un rebaño pastando con la fresca que al final de la mañana encontró refugio bajo la sombra de un roble monumental.


Es posible que los árboles recibieran algún tipo de poda para estimular la producción de bellota. No hemos recogido información alguna sobre su gestión pero sí que pudimos encontrar algunos ejemplares trasmochos.


El corte de la hierba con guadaña y el ramoneo del ganado frenaría el avance de los espinos y de otros arbustos, mientras que el aclarado mediante el hacha impediría que el bosque se cerrara mediante el control de carpes, abedules y sauces.


La relación entre los ciudadanos de Sighisoara y el bosque de Breite ha sido muy intensa. Skopatiofest era una tradición medieval según la cual cada primavera los alumnos traen ramas para hacer escobas que eran empleadas en la limpieza de las ciudades. Ya hay noticias escritas de su celebración de 1866 en este espacio natural por los estudiantes sajones y, pocos años después, de los propios de las comunidades húngaras y rumanas de la ciudad. Esta celebración festivo-educativa y otras de carácter religioso se celebraron, salvo interrupciones en los periodos bélicos, hasta 1945. En 1950, el gobierno comunista prohibió el Skopationsfest y cambió los usos de Breite, planificando un aeródromo primero, talando robles para su envío a la Unión Soviética después y dedicándola para su cultivo finalmente. En 1980 albergó un polvorín militar. Y, tras la revolución de 1989, fue salvada por intermediación de la UNESCO de la creación de un parque temático dedicado a Drácula pues Sighisoara fue la cuna de Vlad Tepes, el cruel príncipe en el que Bram Stoker se inspiró para crear al famoso vampiro transilvano.

El estado de conservación de los robles no es muy bueno. Tan solo la quinta parte muestran una copa completa siendo la mayoría las que tiene ramas puntisecas o directamente muertas.


Han sido muchas décadas de talas, vandalismo y fuegos ...


Sin embargo, el problema más grave ha sido la alteración del régimen hidrológico mediante la apertura de zanjas de drenaje pues ha afectado a la disponibilidad de agua a unos árboles centenarios y, por consiguiente, muy vulnerables.

Estos robles veteranos tienen un gran interés ecológico por el hábitat que ofrecen a la vida silvestre, tanto en las estructuras que presentan (huecos, grietas, etc.) como por presentar una gran cantidad de madera muerta que sustenta una comunidad compleja de organismos saproxílicos.


Igualmente importante es la función que desempeñan los árboles muertos, tanto los que permanecen en pie como los caídos al suelo ... 


Breite alberga una notable variedad de formas de vida en sus reducidas 133 hectáreas. 

Se han determinado 470 taxones de plantas vasculares ...


... en su mayor parte en espacios abiertos y en los manantiales.

Son muy numerosas las especies de hongos, tanto en la dehesa como, sobre todo, en los bosques cerrados del entorno ...


No hay muchos estudios publicados sobre los invertebrados de este espacio natural. Entre los insectos destacan las mariposas y, entre ellas, el licénido (Maculinea teleius) ...

Fuente: Wikipedia
organismo que para completar el ciclo vital depende de dos especies: de una planta y de una hormiga. Los adultos ponen los huevos sobre el pipirigallo borde (Sanguisorba officinalis) que sirve de planta nutricia para las jóvenes larvas. 

Pipirigallo borde. fuente: Wikipedia
Cuando estás alcanzan cierto desarrollo deben ser recogidas por hormigas forestales del género Myrmica que las recogen, guardan y alimentan en el interior de su hormiguero hasta que en la primavera siguiente vuela la azulada mariposa.

Nosotros encontramos la concha de este caracol en el borde del hayedo.


La herpetofauna ha sido bien estudiados por el profesor Tibor Hartel. Pueden encontrarse ocho especies de anfibios. Ellos son el tritón crestado (Triturus cristatus), el tritón común (Triturus vulgaris ampelensis), el sapo de vientre amarillo (Bombina variegata), el sapo común (Bufo bufo), el de espuelas común (Pelobates fuscus), la rana de árbol Europea (Hyla arborea), la rana ágil (Rana dalmatina) y la rana marrón europea común (Rana temporaria). Nosotros solo vimos a un joven sapo común corretear sobre el humus del hayedo ...

  
pero no nos resistimos a publicar la foto de un sapo de vientre amarillo que vimos en la orilla de un río de los Cárpatos ...


En Breite hay cuatro especies de reptiles: la culebra de collar (Natrix natrix), la culebra lisa (Coronella austriaca), el lagarto ágil (Lacerta agilis) y el lución (Anguis fragilis).

Nidifican 32 especies de aves, en su mayor parte paseriformes insectívoros. Pero debe destacarse que de las diez especies de pájaros carpinteros (piciformes) que hay en Rumanía, nueve pueden encontrarse en Breite. Este es un magnífico indicador de la calidad de los ecosistemas forestales, especialmente por la abundancia de árboles viejos, capaces de ofrecer hábitats diferenciados a organismos que tienen nichos ecológicos muy parecidos. También pueden verse aves rapaces diurnas, como el ratonero común que sobrevolaba los pastizales en las horas centrales del día, y aves rapaces nocturnas, como el cárabo común, el cárabo uralense y el búho real. Nosotros disfrutamos observando a los grupos familiares de alcaudón dorsirrojo encaramados sobre los arbustos mientras cazaban insectos en el prado. Este pájaro es casi el que con mayor frecuencia hemos visto durante nuestro viaje por Rumanía.

Adulto de alcaudón dorsirrojo. Dibujo tomado de SIOC
De entre los mamíferos destacan por su escasez el oso pardo, el lobo y el gato montés. Entran en la reserva desde los bosques circundantes y no es rara su observación. No fue nuestro caso pues ni eran horas apropiadas ni dedicamos tiempo a ello. Estos grandes mamíferos son muy sensibles a los ruidos y a las molestias y, a pesar de estar a menos de 4 km de una de las ciudades más turísticas de Rumanía, no son raros sus registros. Es uno de los rasgos que presenta la naturaleza en este país. Su proximidad. Por equiparar, es como si pudiera observase al oso pardo o al lobo en los pinares de la Fuente Cerrada de Teruel.

La "Reserva de los robles centenarios de Breite" surgió como un proyecto de custodia entre la prestigiosa entidad Mihai EminescuTrust y el Consejo Local de Sighişoara quienes lo gestionaron durante el período 2006-2010. En 2007 se redactó un plan de gestión que fue presentado y financiado por una subvención desde Noruega, Islandia y Liechtenstein a través del mecanismo de financiación EEA. Desde 2010 la custodia de la Reserva fue trasladada a Progresul Silvic, que administra los dos lugares Natura 2000 que incluyen la meseta Breite: SCI Sighisoara - Tarnava Mare y SPA Podisul Hartibaciului.

Las iniciativas han cubierto la gestión, la investigación y la educación ambiental. Una de las primeras medidas fue la de cerrar las zanjas de drenaje para recuperar el régimen hidrológico natural y permitir la recuperación del freático para favorecer el desarrollo de la vegetación, especialmente la de los viejos robles.

Pozo empleado por los ganaderos
Otra de las medidas ha sido fomentar la ganadería extensiva, el uso tradicional de este espacio natural con el objetivo de favorecer su diversidad biológica.

 

Así mismo, se actúa para reducir la expansión del carpe ...


que provoca la matorralización de la dehesa ...


y la desaparición de los prados.

Bretie cuenta con una completa web que informa sobre las características de este espacio protegido, sus valores naturales y la gestión puesta en práctica. Recomendamos su visita. Nos sorprendió la escasa de señalización de los accesos a los vehículos y la ausencia de un centro de interpretación, tan del gusto de los gestores españoles de este tipo de espacios. Posiblemente sea por la situación económica de Rumanía.

Sin embargo, es un espacio muy conocido entre los vecinos y hacia ellos se ha dirigido una potente campaña de educación ambiental. Por una lado, para recuperar la tradicional actividad de los Skopasfest, ahora con los robles centenarios, como elemento central del ecosistema, y su aprovechamiento educativo. Y, por otro lado, con una camapaña de concienciación dirigida a favorecer los usos sostenibles (ganadería, paseo, observación de la vida silvestre, etc.) ...

 

y a reducir la tala y la quema de árboles, el acceso de vehículo a motor, el respeto a las plantas y animales y el abandono de basura, problema muy extendido en Rumanía e incluso dentro de este espacio natural ...


Recomendamos a los naturalistas que viajen a Transilvania la visita a Breite, un pequeño robledal que, sin embargo, tiene una importancia internacional.


 Nosotros disfrutamos de una grata experiencia.

miércoles, 24 de agosto de 2016

CORALES DE TIEMPOS REMOTOS

Es nuestra nueva exposición temporal de uno de nuestro museos preferidos: el Museo de los Mares Paleozoicos de Santa Cruz de Nogueras (Jiloca).

Las asociaciones fósiles de corales son frecuentes en las rocas del Paleozoico medio, desde los desiertos del Sáhara Occidental, Marruecos y Argelia, hasta las cordilleras del suroeste europeo, como la Ibérica y la Cantábrica. Todas esas rocas representan los restos de un antiguo fondo marino, poco profundo, que bordeaba al gigantesco continente de Gondwana

Esta exposición es una muestra elegida de los corales que proliferaron en aquellos mares, que ayuda a comprender la multitud de soluciones que encontraron para sobrevivir en condiciones ambientales muy diversas.

Os animamos de nuevo a visitar este museo vivo en el que podréis comprender los secretos de la vida marina antes de la colonización de los continentes. ¡Y de la mano de investigadores!

Puedes consultar horario y calendario en este enlace.

lunes, 22 de agosto de 2016

EL ESPLIEGO DE HOJA ESTRECHA

En las comarcas del Jiloca y Campo de Daroca contamos con tres especies de plantas del género Lavandula. Todas ellas forman parte de los matorrales abiertos que aparecen tras la degradación de los carrascales y rebollares que corresponden a este sector de la cordillera Ibérica. Todas ellas soportan suelos poco con poco desarrollo y crecen en ambientes secos y muy iluminados. Todas ellas son muy aromáticas.

Una de las ellas es muy fácil de reconocer. El cantueso, también conocido en nuestra zona como cantiueso, y que los botánicos denominan Lavandula pedunculata. Se distingue por presentar las espigas florales terminadas en unas brácteas (no flores) coloreadas.



El cantueso requiere suelos ácidos, por lo que coloniza con éxito las montañas en donde afloran las cuarcitas y las areniscas poco carbonatadas, así como los arenales que se forman tras la meteorización de estas rocas. En nuestras comarcas es frecuente en ambas ramas de la cordillera Ibérica, tanto la oriental (Sierras de la Virgen, Modorra, Peco y Herrera) como en la occidental (Santa Cruz y Menera). Salvo el uso melífero, como el resto de las plantas de la familia Labiadas, el cantueso no tiene otro uso.

Las dos especies conocidos como espliegos y se reconocen por que su espiga carece del penacho de brácteas coloreadas. Los dos espliegos son estrictamente calcícolas, por lo que no coinciden en el espacio con el cantueso pero sí entre ambos.

En nuestra zona el espliego más común es Lavandula latifolia. Tiene la hoja más ancha, casi plana, y las flores de color violeta se agrupan densamente en espigas. 


Tiene una amplia distribución en nuestra tierra, como bien refleja el siguiente mapa obtenido del Atlas de la Flora de Aragón, especialmente en la cordillera Ibérica. Es nuestra zona es constante en los matorrales secos y soleados sobre sustrato carbonatado (calizas y margas), tanto en sedimentos mesozoicos como cenozoicos.

Área de distribución de Lavandula latifolia. Fuente: Atlas de la Flora de Aragón.

Ha sido muy aprovechada hasta hace cuarenta años para extraer sus aceites esenciales mediante destilación. En la localidad de Escorihuela (Comunidad de Teruel) existe un museo dedicado a esta actividad, el Centro de Interpretación del Espliego, que organiza anualmente unas jornadas a finales del mes de julio.


El otro espliego, conocido en ambientes agronómicos y en fitoterapia como lavandín, tiene como nombre científico Lavandula angustifolia. Tiene las hojas lineares alargadas, estrechas y con el borde enrollado, y las flores de color azulado y agrupadas en espigas pero menos densamente, pues quedan huecos entre ellas. 


Esta foto la tomamos en la última excursión de Paseos Xiloca, ascendiendo hacia el rebollar de Bea. 

Este espliego es mucho más exigente que el anterior en cuanto a sus requerimientos ecológicos. Es propio de zonas menos secas (ombroclima subhúmedo) y por ello en territorios como el nuestro elude la intensa sobreiluminación acantonándose en laderas de umbría, como era el caso que pudimos comprobar. Crecía en zonas más expuestas ...


pero prosperaba mejor a la sombra de un talud y de un espinar ...


En Aragón es propio del Prepirineo y del Maestrazgo y de la sierra de Gúdar. 

Área de distribución de Lavandula angustifolia. Atlas de la Flora de Aragón

La población de Bea, como otras localizadas en la sierra de Cucalón es una singularidad ecológica y biogeográfica que refleja muy bien el carácter algo menos seco que presentan estas montañas en donde nacen los ríos Huerva y Aguasvivas.

Este espliego es el que caracteriza los paisajes provenzales ...


pues se cultiva extensamente para extraer la esencia que se emplea en la elaboración de agua de lavanda.