Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

miércoles, 8 de mayo de 2019

II CURSO "ECOLOGÍA DEL DESPOBLAMIENTO RURAL EN EL CONTEXTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO". TERUEL, 22-24 JULIO

La naturaleza ibérica está experimentando cambios muy intensos a causa, principalmente, de dos fenómenos socio-ambientales que interactúan entre sí: los cambios de usos tras el despoblamiento rural y el cambio climático. Tales cambios son de naturaleza compleja y van desde la recuperación de la fauna salvaje y los bosques y matorrales hasta el incremento de los incendios y la disminución de los caudales de ríos y acuíferos. 


En el curso, por un lado, se mostrará el conocimiento científico disponible sobre los principales procesos naturales implicados, y por otro, se expondrán actuaciones de gestión del monte adaptadas a las nuevas circunstancias del medio natural. Asimismo, se debatirá sobre el papel que puede jugar la naturaleza en el medio rural como suministradora de servicios ecosistémicos al conjunto de la sociedad y los beneficios económicos e identitarios que ello podría comportar a la sociedad rural.

Más información, programa e inscripción en este enlace.

sábado, 19 de enero de 2019

LOS CHOPOS CABECEROS DE NAVARRETE


Los Talleres de Empleo se articulan como una iniciativa financiada por el Instituto Aragonés de Empleo (con cofinanciación por parte de entidades gestoras) que garantizan a los alumnos-trabajadores una formación con la correspondiente expedición de certificado de profesionalidad, a la vez que se realizan obras y tareas que demandan las entidades. En el año 2018, en Calamocha, ha tenido lugar un Taller de Empleo donde entre otra materia se ha impartido parcialmente el certificado de profesionalidad de Aprovechamientos Forestales. De entre todos los posibles aprovechamientos forestales, los chopos cabeceros son quizás uno de los más importantes en la turolense comarca del Jiloca, donde la superficie arbórea está muy mermada. A continuación se presenta la experiencia del Taller de Empleo de Calamocha en 2018 con el aprovechamiento forestal de chopos cabeceros a modo de diario. 


Lunes 26 de noviembre de 2018. Quizás el día más frío de todo el otoño. Ubicado en la subcuenca del Jiloca, concretamente en el área del Pancrudo, nos encontramos observando la grandeza de unos árboles que en su día fueron una herramienta de vital importancia para los pueblos del Jiloca, tan inseparables en su vida como lo podría ser el ganado o la agricultura tradicional. 


Río Pancrudo. Fuente: ADRI Jiloca y Gallocanta http://www.adri.es

Éste sería el lugar y punto de comienzo de una semana de trabajo práctico de nuestro Taller de Empleo. 

Ya habíamos recibido tres primeras tomas de contacto con estos particulares árboles: en un viaje organizado internamente a Allepuz en primavera, donde pudimos apreciar la extensión que suponía el reino de estos grandes árboles; unas jornadas centradas en árboles viejos y veteranos, organizadas por Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón en Calamocha; y por último, una visita al recientemente creado Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra. 

Fotos de miembros del Taller de Empleo de Calamocha junto con miembros del Taller de Empleo de AGUJAMA en la visita del 29 de septiembre al parque cultural Alto Alfambra. Fuente: Miriam Pérez 

Como comentaba, estamos a 26 de noviembre de 2018. Lugar: acequia del Molinar, a orillas del Pancrudo, a solo unos kilómetros del pequeño barrio de Navarrete del Río (término municipal de Calamocha). En ese día, pudimos colaborar con dos empresas del ámbito turolense para descubrir cómo se acceden a los árboles mediante trepa y con la ayuda de escalera, de acuerdo a los conocimientos que ya habíamos impartido en clases teóricas del certificado de profesionalidad AGAR0108 Aprovechamientos Forestales (concretamente, poda en altura). Seleccionamos un árbol y, a pesar del frío y del viento de las primeras horas, pudimos acceder uno a uno mediante cuerdas y escalera, con todos los sistemas de seguridad y materiales que hoy día se emplean. Entre ellos, EPI (casco integral con protección auditiva y pantalla protectora), cuerdas de trepa (semestáticas, estáticas y rígidas), absorbedor, cabo anticorte, arnés de seguridad, pértiga de instalación, mosquetones de seguridad, poleas…. 





Tras ello, unas prácticas de rescate. Es crucial que en estos trabajos siempre vayan al menos un equipo de dos personas para situaciones de emergencia, aparte de para la propia operatividad y rendimiento de la faena. 

 
En la imagen se aprecia parte del material empleado. Arneses integrales de seguridad, absorbedor, cabo anticorte, pantalones de seguridad anticorte para motosierra, y al fondo junto al árbol, pértiga con línea de vida. Fuente: Taller de Empleo de Calamocha 

Pero había llegado el momento de la escamonda. Por primera vez comprobamos cómo “podar” (yo casi diría, “apear”) esas enormes vigas que presentaban los longevos chopos cabeceros de la acequia del Molinar. El aspecto de los árboles hablaba por si solo de la demandada escamonda, algunos de ellos se habían partido por el peso de las enormes vigas. 

Trabajos de escamonda en la Acequia del Molinar. Fuente: Taller de Empleo de Calamocha 

El día concluyó realizando el resto de tareas propias de un motoserrista en trabajos forestales: desramado, tronzado, clasificación y apilado de la leña. Solo había sido un “aperitivo” lo que quedaba por venir a lo largo de la semana. 

Martes 27 de noviembre de 2018. El Regajo, Navarrete del Río. 

Ubicación del Regajo. Fuente: SIGPAC. 

El viento ha dejado de soplar con la intensidad que lo hizo ayer, pero la calma ha traído la “rosada”. Los campos se presentan blancos y esas primeras horas de trabajo, prácticamente amaneciendo, a pesar del frío, ofrecen estampas inigualables. Aquí, vamos a continuar la escamonda de una forma más activa por parte de los alumnos-trabajadores. Las condiciones del terreno nos permiten ayudarnos con una plataforma elevadora. 

Fotografía de la plataforma elevadora de brazo articulado como medio para ayudar en la escamonda. Fuente: Taller de Empleo de Calamocha 

Por turnos, los alumnos-trabajadores van a subir a la plataforma para comprender que estas enormes vigas no pueden ser tratadas como ramas comunes de árboles, sino como árboles en sí. Muchas veces se hace imprescindible hacer tres cortes para evitar que se desgaje, no solo la viga, sino también la propia estructura del chopo al caer. 

En el suelo, mientras tanto, el resto de miembros realizan las faenas de desramado, tronzado, clasificación y apilado de la madera. Aprovechando la oportunidad, algunos chopos comunes (no cabeceros) fueron también trabajados para terminar de dar sentido al paisaje, eliminando “rechizos” y ramas bajas. 

Trabajos de desramado, clasificación y apilado de la madera. Fuente: Taller de Empleo de Calamocha 

Día 30 de noviembre de 2018. Hoy termina la escamonda. Ayer y antes de ayer repetimos el cuadro de trabajo que veníamos haciendo en el Regajo y comenzamos el martes. Sin embargo, hoy tenemos el apoyo de un medio técnico para el tratamiento de residuo: una astilladora forestal. El minucioso clasificado de las ramas ha permitido que podamos astillar las ramas más finas (con diámetros inferiores a 10 cm) recuperando al suelo los nutrientes que estaban en las copas de los chopos. 

Dos alumnos alimentan la tolva de la astilladora con ramillas, mientras que un tercero dirige la astilla generada para que no se acumule en exceso sobre el terreno. Fuente: Taller de Empleo de Calamocha 

Casi 25 chopos después y más de 40.000 kg de leña generada, la actuación del Taller de Empleo de Calamocha concluyó aquel día. Antes de recoger la herramienta y regresar a Calamocha, observé en silencio el tranquilo camino del Regajo. Aquella visión de chopos cabeceros recién escamondados hacía mucho, mucho tiempo que no se daba allí. Durante generaciones, esa misma imagen habría quedado en la retina de los lugareños. Sin embargo, la falta de rendimiento económico en trabajos forestales y la despoblación, explican que el ciclo seminatural del chopo cabecero se haya detenido. No obstante, en un rincón de Teruel, una humilde actuación ha vuelto a reanudar este ancestral legado.


Rodrigo Roldán. Ingeniero de Montes, director del Taller de Empleo “Restauración y revalorización medioambiental de los bosques en galería de los ríos Jiloca y Pancrudo”