Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

miércoles, 13 de diciembre de 2017

DEHESAS DE ESPEJA

Último sábado de junio. Dedico casi todo el día a conocer las dehesas de Béjar y de la sierra de Francia. Llego cansado a Ciudad Rodrigo. No sé nada de esta localidad ni tampoco dispongo de alojamiento. Recorro en coche el casco viejo. En una iglesia celebran la boda de un militar, a juzgar por el número de uniformes que llenan la plaza. La ciudad es todo un monumento. Por no faltar, no falta ni catedral. Encuentro un estupendo alojamiento junto al río en una antigua fábrica rehabilitada donde me instalo. Dejo el equipaje y subo a la ciudad a visitarla con calma. Veo caer el sol desde la muralla, que redondo y rojo se esconde hacia tierras portuguesas. Y me acerco a la plaza mayor a saborear una estupenda cerveza mientras decido la ruta de mañana: la dehesa de Espeja.


Es el límite entre las tierras salmantinas y las de la provincia de Guarda, ya en Portugal. Dehesas infinitas se extienden hasta las sierras de Gata y de la Peña, la raya entre estas tierras castellanoleonesas con Extremadura. Los ríos descienden de sur a norte, para buscar las aguas del Duero. En el caso de Espeja, estas colinas son drenadas por el río Azaba, que nace en la frontera con Portugal, para unirse al río Águeda cuando este ya ha pasado por Ciudad Rodrigo. 


No hay grandes relieves aunque la altitud media es de unos 700 m.s.n.m. siendo común la presencia de suaves colinas de cimas extensas y llanas, allí conocidas como tesos. En la excursión pasaré junto al Teso de San Cristóbal (819 m.), la cima de esta parte de la comarca de Ciudad Rodrigo.

El sustrato corresponde a unas arenas de grano grueso ricas en granos de cuarzo y de feldespato, más o menos cementadas y depositadas a lo largo del Oligoceno ...


que proceden de la erosión de los granitos emergentes en las cercanas sierras que se extienden hacia tierras portuguesas.


Los sustratos silíceos de estos montes tienen una fertilidad escasa por lo que han sido destinados a aprovechamientos silvopastorales en forma de dehesas, tras el aclarado del bosque, la entrada del ganado y el manejo de los pastos para evitar el avance del matorral.

Madrugo y me acerco a lo que parece una finca, a juzgar por las cercas de alambre. Las puertas están abiertas y sigo por la pista adentrándome en la dehesa hasta donde me permite el camino. Es una masa mixta en la que predominan las encinas pero están acompañadas por quejigos, por alcornoques y por algunos pinos rodenos (resineros). El pasto seco, como corresponde a esta época del año y a una primavera de escasas lluvias ...


En las vaguadas situadas entre las lomas la presencia de humedad en el suelo permite el desarrollo de los fresnos, siendo de diámetros medios y estando manejados mediante la escamonda ...


para el aprovechamiento de sus ramas como forraje para el ganado vacuno ...


Las podas de las encinas se aprecian en muchos árboles. Se cortan las ramas centrales dejándose dos o tres laterales gruesas. Rebrota con mucho vigor.


Esto permite obtener leña y, al tiempo, estimular la producción de bellota para su aprovechamiento como montanera de los cerdos durante el otoño y el invierno. Estos días pacían los escasos pastos ...


... debiendo ser alimentados con harinas y piensos por los ganaderos.

Tuve la oportunidad de conocer a uno de ellos. Iba de aquí para allá con su camioneta llevando alimento a diferentes partes de la dehesa. Me explicó las diferencias entre unos y otros cerdos ibéricos, el manejo del campo, la calidad del producto, la enorme demanda para la exportación y el valor ambiental de estos montes. Estaba orgulloso de su producto y de su tierra.

La dehesa tiene muchos problemas. Uno de ellos es el envejecimiento de los pies. Por ello, es necesaria una política de plantación de nuevos pies para rejuvenecer las masas y para conseguir un reemplazo generacional de los árboles a largo plazo.


No solo se podaban los fresnos y las encinas, también algunos de los quejigos ...




Y, aunque no son muy abundantes, hay buenos ejemplares de alcornoques, algunos recién descorchados. Monte mediterráneo en estado puro.


Doy media vuelta, pues no quiero problemas con la propiedad. Vuelvo hacia el pueblo y me acerco a preguntarle la ruta a un señor que estaba regando un huerto a la fresca de la mañana. Me llama la atención la tabla de garbanzos y las calabaceras. Me cuenta que ya está jubilado y que trabajó en el País Vasco. Ahora, le está cuidando el hortal a un conocido. Me indica una ruta por el interior de una dehesa vecinal que acerca al Teso de San Cristóbal y que pasa por varios corrales.

En las partes próximas al arroyo siguen abundando los fresnos, de nuevo con trasmoche de pocos años. Estos árboles de hoja caduca ofrecen un tono vivo entre el verde oscuro del follaje de las encinas y los alcornoques.


Salgo a la carretera, una cartel informa de la presencia de alguna pareja reproductora de cigüeña negra ...


Pero, conforme va uno alejándose de la vaguada, los suelos son más arenosos y menos limosos. En paralelo, los suelos son menos frescos. En los claros en los que la presión ganadera afloja, hace su presencia la esperable retama ...


Y del romero, que nos recuerda su polivalencia edáfica y la ausencia de heladas rigurosas a pesar de la cierta altitud ...


Es una dehesa viva. Diversos animales aprovechan organizadamente los pastos en función de los tiempos y las necesidades. Los ganaderos gestionan los recursos con atención e inteligencia. Parcelan la dehesa para organizar los aprovechamientos con los diferentes animales que carecen de un pastor que esté encima del ganado.

El cerdo tiene mucha importancia y se ve favorecido a la hora de aprovechar de la bellota ...


Las ovejas también van de aquí para allá, sobre todo en sitios altos y menos frescos ...


mientras que las vacas se reservan a los pastos de los fondos de valle ...


Unos y otros optimizan los pastos, limitan el avance de los arbustos y estercolan los suelos. Es también un paisaje ganadero.

Tanto ganado implica la baja de alguna res necesariamente que no resulta difícil de encontrar en estos espacios abiertos. Una población de buitres leonados esperaba la formación de térmicas para levantar vuelo de la copa de la encina donde hicieron noche.


Es también el dominio de aves como el águila calzada ...


el alcaudón común ...


o las alondras totovías ...


Me acerque al Teso de San Cristóbal. Impresionaba la extensión de las dehesas de esta comarca salmantina ...


Y la vigencia del trasmoche del fresno ...


... algo a considerar a la hora de promocionar los paisajes ganaderos del Sistema Central.

1 comentario:

Fer dijo...

Hemos estado trabajando por esa zona desde mediados de septiembre, podando encinas enormes bajo tendidos eléctricos de alta tensión. Nos enseñaron la técnica de poda, dejando la parte de arriba prácticamente despejada (en plano) y todas las ramas tirasavias con crecimiento descendente. Aprovechamos para coger bellota de encina y alcornoque, aun está pendiente la siembra.

La dehesa estaba polvorienta y marrón, como un mes de agosto eterno. Esperemos que las últimas lluvias ayuden a recuperar la zona.

¡Hasta el año que viene que volveremos... de trabajo!