Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

domingo, 10 de enero de 2010

NIEVE, VIENTO Y MUCHO FRÍO

Aunque no fueron grandes copos, el jueves estuvo nevando durante casi veinticuatro horas. Se ha recogido unos veinte centímetros de nieve aunque el viento después la ha dio repartiendo, llevando de los altos y acumulando en las depresiones.

El viernes amanecieron completamente blancos los campos y montes. Un escenario propio de los inviernos de nuestros mayores pero que, con estos espesores, no disfrutábamos desde hace muchos años. Los paisajes están siendo preciosos incluso sin salir de los mismos pueblos.


En la actividad humana se produce un paréntesis que rompe los ritmos cotidianos. Tiendas y bares casi vacíos, las clases de los dos IES quedaron suspendidas (algo que no he conocido en dieciséis inviernos), las carreteras con una conducción muy problemática para los transportistas y viajeros, dificultades en los suministros..... A los mayores, más experiementados en vivencias, les resulta algo tan natural como una puesta de Sol. A los más jóvenes, sobre todo cuando se sigue el ritmo de la sociedad moderna, cuesta aceptar que la Naturaleza, algunas veces, imponga sus leyes.

En las vegas las tierras ya labradas descansan bajo un manto blanco, en los rastrojos de panizo emergen las cañas mientras que en los huertos, las pocas hortalizas que no habían sido recogidas -como estas coles- han quedado cubiertas por la nieve.

A los jardines y huertos próximos al pueblo acuden los mirlos y los pinzones, que se mezclan con los bandos de gorriones si encuentran algo de alimento.


Incluso en los cubiertos, como este leñero, entró la nieve empujada por el viento...


La cantidad de nieve era tal que alguno llegó a sacar las tablas de fondo y esquiar entre los huertos o en los propios eriales del entorno del pueblo como si fueran las pistas de Benás, Fanlo o Panticosa. Por unos días, podemos hablar del Circuito (temporal) de Esquí de Fondo Rabal de Calamocha.

Ayer sábado, comenzó a lucir el sol al tiempo que se implantó un viento que transmitiá una sensación térmica gélida.
Desde la carretera, Navarrete del Río nos ofrecía esta imagen:
Con ella recordamos el conocido refrán con el que desde Natura Xilocae queremos a nuestros amigos y lectores anónimos el deseo de un venturoso año 2010 e invitarles a participar con sus comentarios y observaciones de la Naturaleza sobre este rincón de la cordillera Ibérica que llamamos las Tierras del Jiloca y Gallocanta.

Año de nieves, año de bienes

1 comentario:

Fer dijo...

Precioso, un espectáculo ver tanta extensión de nieve. Las temperaturas no han sido de momento excesivamente bajas (podemos recordar, por ejemplo, entradas frías con mínimas más bajas como las del 15 y 23 de diciembre de 2001, 15 y 18 de febrero de 2003 o enero/febrero de 2005). Pero con tanta cantidad de nieve y vientos tan fuertes y fríos quizá tengamos que remontarnos al 31 de enero de 1986. Aquél dia recuerdo perfectamente la nevada que había, a punto de cumplir los 6 años fui al colegio por la tarde acompañado por mi primo, que por entonces tendría 14 años. Era una tarde soleada y muy fría, de cielo azul algo enmarañado, con una ventisca tremenda. La nieve se metía por el pasamontañas verde de lana y los ojos me lloraban. Al llegar nos dijeron que habían suspendido las clases. Vuelta a casa y mi primera aventura en la nieve se me grabó para siempre.