Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

domingo, 16 de noviembre de 2008

VoluntaRíos en Gallocanta

En un día lluvioso, que nos obligó a adelantar el regreso de la excursión, el proyecto VoluntaRios realizó la penúltima excursión de este año 2008

Sesenta personas llenaron un autobús y se quedaron bastantes en la reserva, la mayoría mujeres entre 40 y 60 años. ¿ Qué ocurre con los varones? Su participación es mucho menor que la de las mujeres.

Se trataba de visitar Gallocanta y las Hoces del río Piedra, entre Torralba de los Frailes y Aldehuela de Liestos, dentro del proyecto Un río al mes y un objetivo al año.

Gallocanta es un sitio especial. Ha costado mucho al ecologismo defenderlo y mantenerlo en una situación de UVI extrema, tal como explicó Adolfo Aragües en la charla que antecedió a esta excursión. Pero el tiempo nos ha dado la razón e incluso entre los sectores más recalcitrantes se han dado unos mínimos apoyos para que este habitat siga adelante

La presencia de la grulla en este proceso es fundamental. Está creciendo a nivel mundial con tasas del 8% y ello está permitiendo que los asentamientos en las migraciones, permanezcan y se amplíen.

Sigue el problema de desecación de la laguna con la extracción abusiva del agua del freático, pero frente a la extracción total que se planteaba a finales de los 70, tenemos que estar satisfechos de lo alcanzado y de no haber llevado el camino de otras lagunas como la de La Janda, las lagunas de Ruidera y tantas otras.

Y es que el lugar es un privilegio dentro de los paisajes de Aragón. Darse una vuelta al altiplano de la laguna en bicicleta o en pequeños tramos andando, en las amanecidas o en las atardecidas, es una lujuria para la contemplación de paisajes. Si observamos el recorte de las grullas en el horizonte cuando estas vuelven a sus dormideros es uno de los momentos de mayor unión con la Naturaleza que se pueden dar en toda la Península.

En la excursión ayudaron mucho los amigos del Jiloca que nos acompañaron a lo largo del día. Antonio Torrijo, Pilar Edo y José Antonio Sánchez, del Grupo Naturalista del Jiloca demostraron su gran conocimiento del entorno y, por encima de todo, su amor por él.

No solo los pueblos del entorno de la laguna, sino que también Calamocha y el campo de Daroca tienen que exportar la grandeza de estos lugares. Habría que trasladarse a Anatolia en Turquía o a Persia para encontrarse paisajes semejantes.

Con el día que nos salió, tuvimos que aprovechar más de lo debido la visita al Museo de las Grullas en Bello y el de la Avutarda en Las Cuerlas. Este último más sencillo, pero los dos , consiguieron informarnos de la vida de estas aves y de las características del entorno. Nos trasladamos a la Laguna de La Zaida pero el temporal de aguanieve nos impidió observar tranquilamente por los catalejos.

Nos faltó recorrer los preciosos espacios del río Piedra por lo que volveremos otro año dentro de los periplos que nos están llevando a recorrer los ríos de Aragón.
Mariano Mérida
Zaragoza, Noviembre de 2008

1 comentario:

Malandro dijo...

Visit this blog. Thank you!