Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

jueves, 23 de julio de 2009

ALIAGA, EL GRAN INCENDIO DE TERUEL

En la provincia de Teruel una gran parte de los incendios forestales se producen tradicionalmente por la caída de rayos. Las tormentas secas en zonas de las cuencas mineras son bien conocidas y han sido las causas de multitud de incendios forestales a lo largo del tiempo. Ahora mismo estamos asistiendo a uno de los mayores incendios forestales de los últimos años en Aragón: el incendio de Aliaga.
 
Aliaga es, por detrás de la sierra del Rayo, Mosqueruela y Fortanete, el lugar de la provincia de Teruel con mayor nº de días de tormenta anuales: 32,7 días. Cuenta además con una media de 5,1 dias anuales de tormentas fuertes.


Los incendios provocados por rayos, como este, el de Castelfrío y el de Alloza son parte de la naturaleza, el final natural de una fase del bosque mediterráneo tal y como lo conocemos ahora y el comienzo de otra. Son pues, un elemento natural más modelador del paisaje de estas duras tierras. En "condiciones normales" una tormenta lleva asociada cortinas de lluvia (generalmente intensa) que suele apagar cualquier conato de incendio que pueda producirse con la caída de rayos. Las tormentas secas, propias de días tórridos como los vividos, apenas descargan unas pocas gotas, e incluso pueden llegar a evaporarse antes de llegar al suelo. Esto, unido a la sequedad del ambiente, provoca que prácticamente cada rayo sea una mecha encendida en el monte.


Van a arder miles de hectáreas y serán necesarios muchos medios para sofocar estos grandes incendios que se han producido. El bosque tardará tiempo en volver a regenerar y quizá haya que echarle una mano, puesto que las condiciones en algunas zonas no volverán a ser las mismas que antes.

El incendio de Aliaga es un duro golpe a esta zona de la ibérica turolense, auténtico núcleo duro y quizá el Teruel más genuino y poco conocido, con una orografía extremadamente abrupta y bosques extensos. Una zona además golpeada una y otra vez por la emigración y la falta de futuro de sus gentes. El fuego es un golpe enorme, casi definitivo, en una zona que comenzaba a dar los primeros grandes pasos con el turismo de la naturaleza.

Parece que los vientos de suroeste que han traído tan malas condiciones atmosféricas y que han provocado el descontrol total de estos incendios cesan mañana, entrando componente norte - noroeste. Habrá que cubrir bien el flanco sureste de este gran incendio puesto que todo hace pensar que es ahí hacia donde evolucionará mañana, algo parecido a lo sucedido hoy con los vientos de componente oeste que han estado soplando esta mañana.

En peligro queda la zona del nacimiento del río Pitarque, a menos de 10 Km. de la línea de fuego, según la imágen del satélite AQUA. Esperemos que al menos esta joya de la naturaleza quede a salvo de las llamas.

Desde Natura Xilocae vamos a seguir con interés el desarrollo de este incendio y se están recogiendo las imágenes de satélite de estos días para hacer un pequeño reportaje de la evolución de esta catástrofe natural.

Evolución del incendio desde su inicio, el día 22, hasta la tarde del día 25. Imágenes MODIS:

Puede observarse como desde el día 22 hasta el 23 se quemó una amplísima superficie en todos los fuegos declarados, avivados por los fuertes y secos vientos de suroeste. En el caso del de Aliaga, ante fuegos de tal magnitud y extensión posiblemente no hay dispositivo de extinción que pueda luchar contra ellos.

No hay comentarios: