Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

domingo, 11 de enero de 2009

TEMPERATURA MÍNIMA

El pasado miércoles, dia 7, dejé un termómetro de máximas y mínimas colocado en el fondo del valle que se abre entre Calamocha y Bañón, en la denominada "Hoya del Juncal" o "Arroyo de la Cañada", en la partida de Santa Quiteria, al suroeste del campo de aviación de Calamocha.


Este valle es sin duda una de las zonas más frías de la comarca. Su condición de "valle dentro del valle" permite que tenga unas características muy particulares de cara a las heladas invernales. Al ser una zona desprotegida, libre de vegetación (es una zona completamente cultivada por cereal de secano) sus diferencias térmicas son notables.

El episodio de ola de frío siberiano que hemos pasado era una buena oportunidad de comprobar la fiabilidad de estas observaciones e intuiciones. Tras la primera nevada, del dia de reyes, la zona se cubrió de nieve, un factor muy importante de cara a alcanzar temperaturas bajísimas. No fue así, o al menos no tanto como se esperaba, ya que la mayor parte de estos días el cielo ha estado cubierto, soplaba algo de viento y las heladas por radiación no han sido demasiado fuertes. No obstante, la temperatura mínima alcanzada en estos días allí ha sido de -12ºC. La máxima de 1,5ºC.

Pese a que en estas entradas frías las temperaturas más bajas se producen en las zonas más altas, en los valles, si se despeja, pueden darse situaciones de inversión térmica muy acusadas. Esto fue lo que ocurrió con los míticos -30º C de Calamocha, en aquel gélido 17 de diciembre de 1963. Suelo nevado, cielo despejado y viento en calma. Los ingredientes para una auténtica noche de hielo en el Jiloca. Además, esta mínima se dio en el observatorio que el INM tenía en las inmediaciones del campo de aviación, antes de que se trasladase a la actual ubicación, junto a San Roque.

Como dato curioso, en Valdellosa ya van 6 días completos prácticamente bajo cero...


Además, el Campo Romanos, toda la sierra de Cucalón y gran parte del Jiloca y Gallocanta aun mantenían hoy su manto nivoso. La laguna parecía completamente helada.


No hay comentarios: