Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

viernes, 10 de octubre de 2014

ESTE AÑO …. SI HAY ALMENDRA

Hemos consultado la serie de datos meteorológicos de La Garita del Jiloca que metódicamente recoge Agustín Alijarde. De los veintiún años registrados, en tan solo tres(2007, 2011 y 2014), no se han producido heladas a lo largo del mes de abril. Estas heladas caen en un momento en el que ya ha cuajado la flor del almendro y el ovario comienza a hincharse acumulando agua en sus tejidos. El efecto es fulminante. Un par de grados bajo cero (incluso menos frío) es suficiente para que se hiele, se ennegrezca y se acabe la expectativa de almendras.

DSC_8128

Este año no hubo heladas severas en abril y aunque si hubo una muy ligera en mayo, fue de casi 0 ºC. Este era un año de almendra.

Almendras Dominique 2

Semilla y fruto de almendro. Dibujo: Dominique Mansion.

Hace unos veinte años planté una docena de almendros en una antigua era y en un cornejal yermo que hay junto al huerto del Ventorrillo, en lo que en Calamocha llamamos La Serrana. Ayudándoles los primeros veranos con algún pozal de agua, la mayoría de los almendricos salieron adelante y fueron medrando, despacio eso sí, hasta que sus raíces alcanzaron el nivel del freático de la acequia. Después, se esporrinaron. En todos estos años no habíamos cogido cosecha. Este era el año.

Nos acercamos una tarde con unas viejas mantas y, tras varearlas, fuimos recogiendo las almendras.

IMG-20140926-WA0008

Aún les faltaba un poco, pues muchas conservaban la coscarana. Todas al saco.

DSC_6032

Otro día, ya en casa, nos pusimos a escoscarlas al sol de la tarde. Como los abuelos. Saboreando esas tardes dulces del primer otoño …

DSC_6029

Y salió casi un saco de almendra limpia. Para tostarlas con sal, para añadir al cardo, para algún guirlache. Quién sabe.

Ahí están. Tan majas. ¡Qué gusto da verlas tan limpias!

DSC_6037 

En una época como la actual en la que los snacks de cacahuete y maíz americano y la bollería industrial inunda el entorno de los niños y adolescentes, reivindicar el consumo de los frutos secos, y más si son de la tierra, es otro pequeño acto de rebeldía al sistema que nos engulle. Ayudar a recogerlas a los padres, si es el caso, aún es mejor. Es un buen gimnasio tirar de vara.

Ayer veía pasar por el pueblo un tractor con un remolque lleno de coscaranas de almendra. No es país de almendros, decíamos hace unos días. Pero, como en todos los ambientes naturales, ocasionalmente hay excepciones. Y este año, tras la sequía de California, por lo que dicen, a mejor precio que en temporadas anteriores.

El año pasado nos acompañó Dominique Mansion por estas fechas. Le sorprendió encontrar almendros en unas tierras tan altas y secas como las del Jiloca. Y se llevó un saquillo de almendras a su tierra, la extensa llanura del Loira. Nuestro amigo publica cada año la Agenda Nature (Editions Ouest-France) y la del año 2015 está dedicada a las plantas cultivadas. Y en la primera semana de febrero dedica una página a estos frutos.

Almendras Dominique1

Traducimos el comentario que acompaña a estas preciosos dibujos:

Cultivado en Irán desde más de cinco mil años, Prunus dulcis, el almendro, es un árbol de la familia de las Rosáceas, originario de Asia occidental. Sus flores aparecen al final del invierno antes del follaje. Extendido en los países mediterráneos, los almendros son muy resistentes a la sequía y está bien adaptados a suelos pobres y calcáreos. En España, sobre los páramos de Aragón con inviernos largos, es frecuente que las heladas de marzo dañen la floración.

Sin embargo, viejos campesinos siempre han plantado en el borde de los campos aún cuando la cosecha de almendras solo tuviera lugar uno de cada cuatro o cinco años. El guirlache es, en Aragón, un postre preparado con almendras tostadas y caramelo propio de la cena de Navidad en todas las familias. Desde hace más de cien años los ancianos pensaban en la fiesta de Navidad cuando plantaban los almendros. California es el primer productor mundial de almendras. Inútil precisar que los almendros de cultivo intensivo no tienen nada en común con los bellos árboles que aún pude descubrir a lo largo de los campos en España, o más raramente, en los viñedos de Anjou.

Guardaremos almendras para otros cinco años …

4 comentarios:

JESUS dijo...

La versión romántica, pensar que tras casi cuarenta años los almendros del Ventorrillo daban fruto aclimatados, invierno tras invierno, al tiempo calamochino resultaba eso, demasiado romántica para ser verdad.

Así con los datos en la mano, estos últimos inviernos no ha helado en esos días críticos. En fin, ya no hiela ni nieva como antes. La de veces que habremos oído esas mismas palabras a los abuelos, y resulta que son verdad. Nosotros, que sin ir más lejos hemos visto nevar el día del Pilar.

Recuerdos.

PD Almendras, nueces, y ahora este año decidimos plantar algún que otro avellanero, allá por el camino del Tormo. El tiempo dirá.

Fer dijo...

Haberlos haylos. Nuestros antepasados no correrían el riesgo innecesario de tener almendros sabiendo que siempre se iban a helar. Lo de tener algo improductivo no iba con aquellos tiempos.

Y sin embargo, cosas de la vida, cuanto más cambio climático y menos heladas más se reduce la superficie de almendros en la zona.

Los ribazos arbolados de esta leñosa, los almendros solitarios de los bancales van desapareciendo con los cambios de la agricultura extensiva.

JESUS dijo...

A 1,55 pagaban el kilo nada mas cosechado del árbol, aquí en la Valencia que linda con Teruel, la semana pasada. Cuatro o cinco céntimos más si la almendra estaba seca y limpia de casa, mismo precio al que pagan la almendra "rusa" que se ha puesto de moda, esa de cascara fácil de pelar que aguanta mejor el frío y que te asegura cosechar prácticamente todos los años, de hecho, son los únicos almendros que ahora plantan

Recuerdos, llega el frio

Fer dijo...

¿Almendra rusa? ¿Pero qué sabrán esos lo que es el frío?

Así es imposible competir, nos adelantan por la izquierda y por la derecha. A este paso las únicas variedades que van a quedar son las "nostálgicas".

Aun tardará el frío Jesús. Ni una helada de momento y según los datos de la garita del Jiloca vamos 4 grados (nada menos) por encima de la temperatura media del mes. El año pasado hubo que esperar hasta el día 31 para la primera helada. Esto ya no es lo que era...

Saludos!