Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

miércoles, 17 de mayo de 2017

VENTE A LA PARAMERA DE BLANCAS CON EL CEJ

La paramera de Blancas (y de Odón, Torralba de los Sisones y Torrijo del Campo) es uno de los espacios naturales más oídos y menos conocidos por los vecinos de la comarca del Jiloca. 

No es un paraje para espíritus débiles. No es un paisaje fácil para el excursionista. Ni ríos ni bosques ni montañas espectaculares. No es un paisaje de postal. 


Pero una observación atenta -y con la escalas adecuadas- permite descubrir una rambla temporal, un bosque de toyagos y tomillos, unas montañas calizas ... 


Para quien la conoce bien, la loma de Blancas es uno de los parajes más bellos. Y no solo para los amantes de las aves, como pueda pensarse. Los amaneceres primaverales con la coral de rocines (alondra ricotí) llenando el aire de gorjeos. La explosión de gamones tras las lluvias de abril. El recio y salvaje batir de las turras (ganga ortega). Los cielos de verano (o de invierno) en los que no cabe una estrella más.


La loma de Blancas es un paisaje de otro tiempo. Un paisaje definido por un karst "de secano", por la pérdida de suelo, por la infiltración del agua hacia el subsuelo, por el viento y la insolación inclemente, por el diente de la oveja que, durante siglos, ha modelado la vegetación, por la mano del agricultor que ha sembrado los escasos trozos de suelo menos malo. todo ello ha creado un mosaico agrario que mantiene a una extraordinaria comunidad de aves, lo que le ha hecho ser declarada "Zona de Especial Protección de Aves" y motivo de atracción para ornitólogos europeos. Es un paisaje que desaparece, aunque lentamente.


El próximo domingo el Centro de Estudios del Jiloca organiza una visita guiada por la paramera de Blancas. Intentaremos transmitir lo encerrado en este espacio natural y cultural. Intentaremos descubrir sus valores. Es el momento, la primavera, aunque el tiempo no acompaña por la intensa sequía.


Vente con tus botas de monte, una gorra, botella de agua y, si puedes, prismáticos. Y con ánimo y el desayuno puesto para recorrer casi doce kilómetros por este paisaje único. El domingo vente a la Loma de Blancas con el CEJ.

1 comentario:

Emilio Bobed dijo...

Me encantan estos paisajes tan duros
Los llevo en mis neuronas afectivas
Emilio