Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

domingo, 6 de diciembre de 2009

DINÁMICA FLUVIAL EN EL RÍO JILOCA

Observa estas dos imágenes, son las compuertas del Salto, entre El Poyo y Calamocha. Ambas son de este año.


La primera está realizada el atardecer del 21 de junio. La segunda, el atardecer de hoy, 6 de diciembre. Entre ambas fotos, en el río han pasado muchas cosas.

El sábado 8 de agosto se produjo un episodio de lluvias muy intensas en sierra Menera y sierra de Almohaja lo que trajo consigo la avenida torrencial más importante en el Jiloca desde hace varios años. El río bajó bravo y con abundante caudal y arrastres durante varios días.

Los efectos de la avenida aun se dejan notar en muchas zonas del Jiloca medio, como por ejemplo en este lugar, las compuertas del Salto. Durante años la inexistencia de fuertes crecidas ha hecho que buena parte del río se vaya colmando de sedimentos finos y la vegetación ha ido invadiendo poco a poco estas zonas: carrizo y aneas han ido tomando posiciones y el cauce se ha ido estrechando. En junio el río se habría paso a duras penas entre la vegetación.

Bastó un episodio torrencial para eliminar a los invasores. Los arrastres y el poder erosivo de la fuerza del agua excavaron en algunas zonas del cauce y depositaron en otras. Los rizomas de carrizos y aneas fueron sacados a la luz y destruidos, transportándolos el río a otros lugares. Se formaron pequeñas islas de limo, y el río arrastró, entre otras cosas, basura que permanecía dispersa a lo largo de todo el cauce.

Fue en definitiva el final de una etapa y el principio de otra. La modificación de pozas y rápidos, orillas, la creación de unos islotes y la destrucción de otros. El palpitar repentino de un río que despierta enfurecido después de mucho tiempo dormido.

Es completamente necesario que los ríos sigan estando vivos y esto es una buena muestra de ello. Para "limpiar la zona" el hombre hubiese invertido demasiado tiempo, dinero y recursos. A la naturaleza le ha bastado con una tormenta veraniega.

No hay comentarios: