Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

viernes, 9 de enero de 2015

CAE LA TARDE

Cae la tarde en la cuenca de Gallocanta. Todavía me quedan unos días de vacaciones y los apuro alimentando cuerpo y alma con la luz y lo que transmite cada rincón de estas tierras.

Dejo el coche detrás de una paridera entre Tornos y Bello mientras el sol se va escondiendo poco a poco. Sé por dónde vendrán los grandes bandos de grullas, dadas las fechas en las que estamos. El sol queda detrás de unos cirros que quedaron tras el paso de un deshilachado frente frío que sólo ha traído algunas nubes que han enmarañado un poco el cielo azulón a partir del mediodía.

Algunos humos se ven en los campos, a lo lejos. Los agricultores siguen quemando los montones de capitanas que fueron apilando con los cultivadores, a modo de rastrillo o peine. La presión atmosférica es muy alta estos días y en estas condiciones el humo apenas sube, expandiéndose en horizontal a poca altura sobre el suelo. Hay gran estabilidad atmosférica y apenas algo de viento, causante de algunas nieblas matutinas.

IMG_6687

Las sombras comienzan a estirarse en la sierra de Valdelacasa. El pequeño Berrueco queda al sol, detrás de las lomas con carrascas dispersas y en el piedemonte cuarcítico, a unos 1.100 metros de altitud. Sus vistas son privilegiadas.

IMG_6680

Pese al tiempo seco y estable de las últimas semanas el suelo está húmedo y los Lagunazos de Tornos tienen un nivel de agua aceptable para lo que suele ser el invierno.

DCIM\100MEDIA

La siembra ha crecido muy poco. Marrones, grises y ocres siguen siendo los colores que predominan en el paisaje.

Unos minutos antes de las 17 h. comienzan a llegar los primeros bandos procedentes del Jiloca.

DCIM\100MEDIA

IMG_6684

El Centro de Interpretación de Bello cae cerca. Pero hoy apenas cruzan por allí, el grueso entra justo por encima de mi posición.

IMG_6688

Un bando…

IMG_6689

Otro bando…

IMG_6695

Y otro…

IMG_6704

Y van pasando y la noche se va haciendo más patente. Hay que aumentar exposición para que entre más luz en la cámara y cada foto se tira más lenta. El movimiento de las grullas crea formas curiosas…

IMG_6712

Una densa nube de humo de una fogata cercana irrumpe en la zona y cubre las capas bajas mientras las grullas siguen entrando… la foto captura luz de donde no la hay…

IMG_6723

Cientos de ellas, en grandes bandos. El guirigay no cesa, va a más. Se acentúa cuando los coches ya con sus luces encendidas cortan el paso de algún bando, que se ve obligado a modificar ligeramente su ruta justo antes de cruzar por encima de la carretera.

Y la noche gana terreno, pero aun se pueden fotografiar algunos bandos cruzando por delante de Venus y Mercurio, ambos con una nitidez excepcional…

IMG_6727

IMG_6728

Son cerca de las 18:30 h. Recojo el trípode, guardo la cámara. Entro al coche y el termómetro marca 0 ºC. Me soplo las manos, ateridas y cortadas por el frío seco.

Es una época fantástica para visitar esta zona. Los soleados días de invierno son perfectos para disfrutar del paisaje y la avifauna de Gallocanta, especialmente de las grullas, claro. Durante el día se puede disfrutar de grupos numerosos de estas aves entre Calamocha, El Poyo, Fuentes Claras y Caminreal. Al caer la tarde la mayoría sube hacia la laguna de Gallocanta para dormir en la lámina de agua, a salvo de los depredadores.

Las noches frías, claras y estrelladas, una preciosa ventana a nuestro firmamento.

2 comentarios:

JESUS dijo...

Gracias por contarnos la excursión y por las imágenes, hasta he logrado sentir frío,..

Cuando volvemos al pueblo, al caer la noche, se quedan maravilladas al mirar al cielo, se ven las estrellas, lo cual aqui, en cualquier ciudad es imposible, "Papá en Calamocha hay estrellas, por qué no hay en Castellón..."

Se echan de menos. Feliz año a todos.

Agus dijo...

precioso el texto¡¡

Carmen Alijarde