Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

martes, 4 de mayo de 2010

PARADA OBLIGATORIA

Durante estas semanas se está produciendo uno de los mayores espectáculos de la vida silvestre que acontece en estas tierras.

Miles y miles de aves, las más pequeños pájaros, atraviesan los campos y sierras de esta parte de la cordillera Ibérica.

En algunas, como las golondrinas o los vencejos, sí que nos fijamos. Viajan de día y aprovechan a comer pequeños insectos voladores durante su recorrido. Nos llama la atención ese flujo regular con dirección norte de estas aves. Hace unas semanas se produjo el paso de los milanos negros y en unos días lo hará el de abejeros (Alex Onrubia dixit)

En otras, es más difícil reparar ya que viajan de noche y realizan su recorrido en muy pocas jornadas. Esto ocurre por que tienen urgencia en llegar a sus zonas de cría para ocupar los lugares mejores. Por ello evitan paradas innecesarias. Es el caso de muchos pequeños pájaros.

colirrojo real

Colirrojo real. Foto: Mario Alonso

Estos últimos días de lluvia y viento del norte los migrantes nocturnos optan por bajar a tierra y descansar, al tiempo que reponer algo de energía con los primeros insectos que ya emergen. Seguir volando a estos pájaros les supondría un tremendo esfuerzo lo que agotaría sus reservas de grasa en poco tiempo y llegarían con muchos problemas a su destino.

En los huertos y jardines de nuestros pueblos podemos observar con facilidad la curruca zarcera y el colirrojo real en estos días. Ambos son migrantes que invernan al sur del Sahara y que nidifican en los bosques atlánticos y centroeuropeos para lo que atraviesan la península Ibérica desde marzo a finales de abril. Estos que podemos ver son los últimos del paso.

Sylvia communis JM Benítez

Hembra de curruca zarcera. Foto: J.M. Benítez

Esta tarde, en el huerto de casa, el ruiseñor común que ya se ha establecido en la madreselva, perseguía y hostigaba a un ejemplar de colirrojo real y a una hembra de curruca zarcera que por aquí han recalado. Aún siendo de diferente especie parece saber que comparten el nicho ecológico por lo que intenta evitar su competencia no sea que quieran quedarse por aquí esta primavera.

Es cosa de unos días. Cuando remitan las turbulencias atmosféricas estos pájaros abandonarán el descanso forzoso en nuestra zona para retomar su viaje hacia el norte.

3 comentarios:

Fer dijo...

Buenas observaciones!! van a ser unos días duros para los viajeros, pero también para los que ya están entre nosotros (golondrinas, vencejos, aviones...). Estos días con temperaturas tan bajas y tan mal tiempo escaseará la comida para estas y otras especies de insectívoros.

Chabier dijo...

Algunos de ellos se han marchado. Por ejemplo, fíjaos en los vencejos. Han desaparecido de los cielos, al menos en Calamocha. Es un hecho bien conocido que cuando se producen temporales estas aves se dirigen en vuelo directo hacia el interior de las borrascas para buscar la zona em la que no hay lluvias o en las que hay burbujas de aire caliente cargadas de insectos.
Otras aves más asentadas que ya habían iniciado el celo e incluso la cría, tendrán que aguantar este frío vendaval como mejor puedan.

Sabina dijo...

En Bañón también se han ido los oncejos...