Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

sábado, 26 de diciembre de 2015

COMADREJAS EN LA LAGUNA

Ver tres comadrejas en cosa de un mes es una cantidad similar a la que he visto en toda mi vida. Esto me lleva a la curiosidad de hacerme una pregunta. ¿Hay muchas comadrejas este año o ha sido una casualidad?

A mediados de octubre saliendo del coche en la Laguna de Gallocanta veo un bichillo correr. No me da tiempo a identificarlo, ha sido demasiado rápido, por el tamaño y color podría ser una comadreja.

A penas una semana más tarde, esta vez con más suerte, comiendo al aire libre veo cruzar por el campo una comadreja que pronto se refugia en el rastrojo.

Entrados en el mes de noviembre, vuelvo a ver otra comadreja, la persigo con la mirada y me da tiempo a ver donde se esconde, me acerco al lugar… ¡es increíble lo pequeño que es el agujero¡, me paro a pensar ¿cómo narices se ha metido por ahí? calculo que el túnel apenas tendrá entre 3 o 4 centímetros de diámetro y si no lo hubiese visto diría que es de ratón.

Paniquesa. Foto: R. Pérez

El minúsculo agujero por el que se mete el bichillo me hace dudar que sea una comadreja ¿pero qué podría ser sino?. Llego a casa, busco un poco y “vualá”. Sí, es una comadreja y cada línea que leo sobre ellas me parece más interesante.

¡QUÉ CURIOSO¡

Resulta que las comadrejas se pueden catalogar como una de las especies más eficaces en frenar las plagas de roedores, tan temidas por los agricultores. La comadreja junto con la víbora es la única que puede introducirse sin dificultad en el interior de las galerías de ratones y topillos. Es en este laberinto subterráneo donde la comadreja pasa la mayor parte del tiempo, al abrigo del frío y la intemperie.
Se alimenta de pequeños roedores. Es curioso y lógico a la vez, pero la comadreja ataca principalmente a las hembras gestantes, ya que son mucho más lentas y, por tanto mucho más fáciles de capturar. Además elimina cantidad de crías de las que están en el nido.

Cuando hay abundancia de alimento, las comadrejas pueden aumentar el número de crías de 3 o 4 que es lo habitual hasta 8, 9 o 10, incluso 12. Además en años de mucho alimento disponible puede sacar adelante dos camadas en lugar de una.

EN SU CONTRA:

Las comadrejas son tan esquivas y difíciles de ver que, en general, no sabemos mucho de ellas. O al menos este es mi caso. Estos pequeños carnívoros junto a la garduña, la marta, el turón, el tejón y el zorro han sido castigados durante años por la sociedad con la cruel reputación de ser alimañas y dañinos. Hasta los años setenta se usaron todo tipo de inventos para su exterminio: trampeos, cebos envenenados, batidas, gases en las madrigueras…, En la actualidad todavía se pagan las consecuencias en las poblaciones de algunas de estas especies.

Su agilidad para colarse en palomares y gallineros y la leyenda de que las comadrejas saltaban al cuello de las liebres para obtener su ración de sangre caliente también jugó en su contra para su exterminio.

Hasta mediados de los ochenta las comadrejas no fueron incluidas en el anexo III del Convenio Berna de especies protegidas, hasta entonces fueron maltratadas y eliminadas por allí por donde se les viese.

Una vez más la naturaleza nos da la lección de que todos los seres vivos son importantes en el ecosistema. Las comadrejas desempeñan una función crucial en el control de roedores y junto a lechuzas, cernícalos, aguiluchos, búhos chicos y un sin fin de rapaces son los aliados perfectos para los agricultores.

En los últimos años en la laguna de Gallocanta ha habido una plaga de topillos. La propia autorregulación del ecosistema, ha hecho que las poblaciones de rapaces crezcan por la abundancia de alimento. Cuando hay mucho ratón o topillo las rapaces tienen más alimento y es fácil que saquen más polluelos adelante. ¿Es posible que haya ocurrido lo mismo con las comadrejas? o ¿es una casualidad? Independientemente de la respuesta nos ha servido para conocer más sobre estos pequeños mustélidos.

Carmen Alijarde