Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

sábado, 19 de marzo de 2016

DESDE EL PUENTE

Fría mañana de Reyes. Ribera del río Pancrudo en el puente de San Miguel (Torre los Negros). No hay nadie en el campo. Un petirrojo se mueve entre las retamas que plantaron en el talud durante la última reforma carretera. Silencio en el valle. Me acerco a la orilla. El río es casi un arroyo. Como casi siempre. Acusa la escasez de lluvias del seco diciembre.

Paso bajo el viejo puente. Una obra robusta. Sus sillares calizos firmemente asentados, su notable altura y su gran longitud ... Sabiamente proyectado para soportar el embate de las violentas avenidas del Pancrudo, también llamado "matapanizos" en la vega del Jiloca.


Entre los juncos asoma algo. Una bolsa de basura reventada tras su caída desde el puente.


Analizo el contenido. Trapos, botes, tablas ....

Quiero imaginar lo ocurrido. 

Un coche de paso. Procedente, tal vez, de algún pueblo cercano, pues nadie lleva una bolsa de basura mucho rato en su coche. Posiblemente de vuelta hacia la ciudad por la carretera N-211. Fin de semana en el pueblo. Latas y botellas de bebidas, seguramente compradas en la ciudad. Ropas viejas de descarte tras la penúltima revisión del armario de la casa de los abuelos. Tablillas de madera sobrantes de algún trabajo doméstico. Una linterna con placa solar fabricada en China y que ya no funciona comprada en alguna gran superficie para el corral-transformado-en-jardín ....


Aivá la basura. Que se nos ha olvidado echarla al contenedor al salir del pueblo. Para en ese desvío. Desde el viejo puente, en la soledad del Teruel Frío, como dice José Antonio Sánchez, al río. Como toda la vida. 

Tras décadas de educación ambiental. Tras más de un siglo de escuela pública y de fomento del civismo. Seguimos igual. No podemos esperar a llegar al pueblo siguiente donde todo el mundo sabe que hay contenedores de basura ... y de envases ... y de botellas. Da igual. 

Lo de separar los residuos, considera ...

Por encima de la valla del puente ... al río. Ya se lo llevará el agua. Y si no, pues ahí se queda. Total esto es un secarral ...

Eso sí, que no nos falten la Shandy Zero y la Coca-Cola Cherry en nuestras vidas.

2 comentarios:

Jesus Lechon dijo...

Y la consabida coletilla final "Oye, que más da, ya lo limpiaran, que para eso pagamos"

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con el artículo-denuncia.

Abundando: las bolsas de basura colgadas de ramas de árboles en varios pinares y masas forestales, esperando... ¿un servicio de recogida?
Y "gracias" que no estaba todo esparcido... .

Casi siempre hay algo humano en nuestros montes que te amarga el día.