Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

miércoles, 30 de noviembre de 2016

LAS PIPAS, UNA OPORTUNIDAD PARA PÁJAROS GRANÍVOROS

Desde el Neolítico, los seres humanos hemos cambiado profundamente los ecosistemas. Pero, desde entonces y a otra escala temporal, los ambientes agrícolas se han experimentado cambios de forma muy rápida. Cada cambio favorece a unas especies y perjudica a otras. 

Esto debe tenerse muy en cuenta a la hora de definir las medidas agroambientales. Por ejemplo, la sobresiembra de cereal en Gallocanta supone el fomento de las pujantes poblaciones de grulla común invernante. Reducción de herbicidas en dicho espacio, posiblemente suponga el beneficio de las aves que cazan insectos en los campos, como los alaúdidos y la avutarda. ¿Por qué una medida y no otra? No lo sé. Es un dilema. Poco dinero público y una realidad compleja. Gestionar los espacios naturales no es sencillo. Hay que decidir. Para ello, lo ideal es considerar la totalidad de los procesos ecológicos, más allá que favorecer a unas especies más o menos escasas, más o menos amenazadas. En el caso de la grulla en Gallocanta, no es ni una cosa ni otra. Eso sí, es muy hermosa y popular.

Como muy bien dice Alejandro Martínez-Abraín en su más que recomendable artículo "El paradigma cambiante" (Quercus nº 367, septiembre 2016) ¿qué decisiones sociopolíticas de conservación tomar? ¿Las que favorecen a las aves, a los invertebrados del suelo o a la calidad de las aguas? Es más ¿a qué aves? ¿a qué invertebrados del suelo? ¿a qué organismos acuáticos? "Sírvase usted mismo", plantea este investigador. Pero este es otro debate.

Hace unas semanas paseábamos por Son del Puerto. Lo seco del verano y de principio del otoño habían adelantado la cosecha del girasol en el Jiloca. Pero estábamos a casi 1.400 m. de altitud. Y eso se nota en los cultivos. Todos llevaban retraso, incluso para cosechar. Las tortas, aún frescas en su base, estaban terminando de nutrir a las pipas.


Grandes bandos de fringílidos levantaron vuelo. 

Cardelinas ...
Cardelina (Carduelis carduelis). Fuente: SIOC
verderoles ...
Macho de verderol (Carduelis chloris). Fuente: SIOC
o pajareles ...
Macho de pajarel (Carduelis cannabina). Fuente: SIOC
Al acercarnos al campo, unos y otros, levantaron el vuelo formando un bando mixto que se alejó. Al fijarnos vimos cómo empezaban las tortas por arriba, donde se posaban y picoteaban las pipas superiores. 

El suelo, desnudo tras el rociado de herbicidas, estaba cubierto de cáscaras de pipas y de regatas de erosión abiertas tras la últimas tormenta.


Me fui pensando en lo que debió resultar para los fringílidos la expansión del cultivo del girasol en Europa en el siglo XIX, y en las comarcas del sur de Aragón, bien entrado el XX. Ya debían conocer
a la planta desde principio de la Edad Moderna, pues se extendió como cultivo ornamental en los jardines. Pero, en poco más de un siglo, se trataba de uno de los cultivos a los que se dedicaba una mayor superficie.


Sobreiluminación y resecamiento de la superficie del suelo, desprotección por ausencia de rastrojo, escaso aporte de material orgánica. Erosión. Algo parecido a las viñas, pero con menor cobertura vegetal todavía.


Mientras tanto, los fringílidos y otros vertebrados oportunistas aprovechan un recurso otoñal que parece haber caído del cielo. Unas semillas con una elevada proporción de lípidos. Abundante y accesible. Agrupándose en bandos. Sobre lo alto de la torta perciben la llegada de cualquier depredador. Si no lo ve un individuo, lo verá otro.

Cardelinas, pajareles o verderoles, algunos locales y otros recién llegados del centro y norte de Europa, afrontan los primeros fríos con el tejido adiposo bien desarrollado.

La regresión de otros cultivos de secano, como las forrajeras de secano, las leguminosas grano o la viña, perjudicará a otras especies de aves. 

Como dice el refrán ... "nunca llueve a gusto de todos".