Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

domingo, 12 de septiembre de 2010

AVANZA EL ESTÍO

Este fin de semana he participado en el “Curso de Interpretación natural y turística de la laguna de Gallocanta y su entorno” que patrocina ADRI Jiloca-Gallocanta y organiza la Reserva Natural.

Ha sido una ocasión para mantener contacto con personas interesadas en el conocimiento de los valores naturales y culturales de este territorio. Algunos viejos conocidos, otros casos nuevos amigos. Y también me ha permitido tomarle el pulso al paisaje en estos días de final de verano y de cambio de ritmo vital.

El sábado por la mañana recorrimos los prados, campos, arroyos lomas y montes de la cuenca. Se acusa la escasez de tormentas estivales en los dos últimos meses en múltiples detalles.

El arroyo de Santed (o Royo), el último de los riachuelos en secarse y el primero en mostrarse activo, ofrecía los guijarros de su lecho a la vista.

El arroyo de La Cañada, que deriva hacia la laguna de Gallocanta las aguas procedentes de la sierra de Santa Cruz cuando se cultiva la de La Zaida, estaba completamente seca cerca de su desembocadura, a los pies de la Loma de La Virgen del Buen Acuerdo.

En el prado de la umbría del monte de Santed podían verse las menguadas flores de quitameriendas al haberse agotado la humedad del suelo tras meses de ausencia de lluvias.

El pequeño Lagunazo de Gallocanta ofrecía un nivel de agua muy bajo. El agua ocupaba tan solo el fondo y debe tener una profundidad mínima. La lámina blanca formada por los restos algales y las sales precipitadas formaba una amplia orla desde la orilla.

DSC_3331

Donde aún se mantiene la humedad se aprecia una banda de color marrón rojizo. Corresponde a aquella banda en la que el sustrato limoso está empapado y donde prosperan microorganismos que aprovechan las efímeras condiciones de salinidad y humedad. Esta banda irá migrando hacia el fondo de la cubeta si prosigue la evaporación y la ausencia de lluvias.

Nos comentan que la última tormenta que en el Jiloca descargó unos 25 L tan solo dejó unos 7 L en Tornos y, tal vez, en otras zonas de la cuenca.

Gallocanta, como ya definió el profesor Comín, es un espléndido evaporímetro natural y ofrece con su máxima expresión las habituales irregularidades en las precipitaciones en este rincón colgado de la cordillera Ibérica.

No hay comentarios: