Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

viernes, 22 de julio de 2016

CAXICOS ESCAMALADOS EN SIERRA GUARA

En la región submediterránea que se extiende desde el Prepirineo hasta las zonas de menor altitud del Pirineo prosperan Quercus faginea y Q. pubescens (Q. humilis) pero, sobre todo, una forma intermedia como es Quercus subpyrenaica (Q. cerrioides) popularmente conocidos en lengua aragonesa como caxicos.

Su manejo tradicional como árboles trasmochos es común en casi todo el Alto Aragón, desde las Altas Cinco Villas a la Ribagorza, descendiendo hasta el Somontano y La Galliguera. El desmoche, tenía como finalidad la producción de leña, carbón y bellota, aprovechamiento ganadero abandonado hace más de cincuenta años por lo que, igualmente, se han dejado de escamalar, término aragonés con el que se conoce dicha práctica, según nos informó Rafel Vidaller.


El pasado otoño nos escapamos José Antonio y yo a la sierra de Guara a conocerla de la mano de un viejo amigo y gran conocedor de esas montañas: Miguel Ortega. 

Miguel es un naturalista que participa activamente publicando libros, dando conferencias y talleres, organizando excursiones por todo el Alto Aragón y, recientemente, exposiciones. Fruto de su conocimiento del país y su buen hacer es el Espacio Salto de Roldán en Sabayés, que pudimos visitar y que os animamos vivamente a disfrutar.

Miguel está últimamente muy interesado en la información que atesoran los árboles viejos en su madera, en sus anillos y colabora con investigadores especializados. Vamos, que nos adentró en el mundo de la dendrocronología de los árboles de la sierra de Guara. Os recomendamos ver la presentación que se enlaza.

Nosotros le comentamos nuestro interés por conocer árboles viejos y, si es posible, trasmochos. Todo salió perfecto.

A primera hora del sábado nos adentramos en la Bal de Belsué, estrecho y pequeño valle encajado entre las sierras del Águila, Gabardiella y Belarre. Poco después de pasar el pueblo de Belsué, junto a la pista y colgado sobre el profundo valle ya pudimos ver los primeros ejemplares ...

 

con indicios de podas muy antiguas y cubiertos por abundantes musgos y helechos ...


El segundo grupo de caxicos escamalatos lo encontramos adentrándonos en dicho valle. Entre los campos situados al pie del monte del Romeral y situado casi sobre la cola del embalse de Santa María de Belsué, sobre un sustrato de margas ...


 los viejos robles mostraban evidentes rasgos de su manejo. Es un conjunto muy interesante.


Algunos tenían ramas numerosas y delgadas ...

 

Los más, gruesos y viejos camales ... 


Eran evidentes las señales de pérdida de suelo por la acción de las aguas superficiales ....


y el paso del tiempo en estos centenarios árboles con recias raíces ...


gruesos troncos ...


y complejas cabezas con múltiples grietas, huecos y gran cantidad de madera muerta ...


No llegamos a medirlos ni a censarlos. Íbamos de un árbol a otro ...


... sorprendiéndonos en cada caso ...


Seguimos por la pista, que coincide con el GR-1, y pasamos a otro valle, éste encajado entre las sierras de Guara (al sur, con la imponente mole del Puntón de Guara, 2.078 m) y la sierra de Aineto, algo menos inmediata.

Hacia el fondo del valle, a lo lejos, vimos uno que había sido desmochado recientemente y que no había rebrotado. Volver a descabezar robles trasmochos con el turno perdido, como bien saben los ingleses y los vascos, tiene mucho riesgo de fracaso.


Cerca del monasterio de San Urbez, en Nozito, aún encontramos el tercer grupo de robles trasmochos ...


con algunos ejemplares de diámetro notable y conformación imponente ...


Bajo la copa de uno de los caxicos escamalatos situados junto al camino  ...


nos llevamos un recuerdo de esta magnífica jornada por tierras poco conocidas para los tree hunters (cazataires de arbols) del Jiloca


 como le gusta llamarnos a nuestro amigo Rob McBride.