Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

lunes, 8 de junio de 2015

UN MAYO ENGAÑOSO

Termina un mes de mayo que comenzó con un calor inusual para la época. Un episodio de "ola de calor" golpeó la península Ibérica y los observatorios de la zona marcaron registros de temperatura muy altos durante 5 días consecutivos.

El día 13 fue el de más calor, con 35,6 ºC según los datos recogidos en La Garita del Jiloca. Además ha sido un mes extremadamente seco hasta el día 29 (2,2 litros), aunque en un par de días y gracias a las fuertes tormentas los valores quedan algo más cerca de la media (10,9 litros el día 29, 33,6 litros el día 30, quedando 15,4 litros por debajo de la media en este observatorio).

En Calamocha - San Roque (red de estaciones meteorológicas nacionales de Aemet) los datos de precipitación han sido superiores. El día 29 se recogen allí 9,2 litros, mientras que el día 30 son 45 litros. La tormenta de ese día, muy localizada e intensa, afecta más a la zona norte de la localidad. 

Los datos de SAIH Ebro también son algo dispares. 8 litros el día 29, 26,6 el día 30. A pocos kilómetros, en la estación de SAIH Ebro del Pantano de Lechago, aun menos: 5,7 litros el día 29 y 11,7 litros el día 30. Así de caprichosas son las tormentas.

 Imagen del sábado 30 de mayo en la zona del Asador "Las Espuelas" que ha circulado por las redes sociales

Los datos son muy engañosos. Hasta estos días tormentosos llevamos arrastrando una falta de precipitaciones acuciante que venía desde el mes de abril. Si recordamos, marzo fue un mes muy lluvioso y fresco (llovió el doble de lo normal) y abril se quedó en la mitad de lo que viene siendo la media.

Esta falta de precipitaciones y el temprano calor de mayo ha mermado en gran medida la cosecha, pues lo que debía de ser un mes lluvioso y con algunos días de calor ha sido muy caluroso y muy seco. Pese a la altura del cereal el grano no ha cuajado.

Campos de cereal

El campo ha acusado esta falta de lluvia y el extremo calor y en muchas zonas los pastos ya están agostados como a finales de junio - julio. Esperemos que las lluvias de estos últimos días les den un respiro ¡pues aun falta todo el verano!